compartir en:

AHORA: Cada partido político cuenta con documentos básicos, por definición de ley, sus estatutos, declaración de principios y programa de acción.
El PRI celebración su XXII asamblea y realiza trabajos de cara a la elección federal de 2018, donde se votará para elegir presidente de la república, senadores y diputados; habrá en concurrencia elecciones en los estados de Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán.
Solo el PAN y el PRI tienen registro nacional y local en los 32 estados del país, y solo el PRI alcanza votaciones superiores al 10% en cada estado, los demás partidos logran votaciones de solo un dígito.
En Morelos además de los partidos nacionales hay dos locales el PSD y el Humanista.
El 29 de abril iniciaron los trabajos para la asamblea nacional ordinaria del PRI, su sesión plenaria es este 12 de agosto y en ella se votarán las propuestas que se generaron en las mesas nacionales temáticas de estatutos, programa de acción, declaración de principios, rendición de cuentas y ética, y visión de futuro, estas mesas recibieron las propuestas que se enviaron de las asambleas de sectores y organizaciones, así como municipales, delegacionales y estatales. Es sin duda un ejercicio de participación de su militancia a nivel nacional, las mesas mismas se realizaron en Campeche, Coahuila, Estado de México, Jalisco y Sinaloa.
La reforma a sus documentos básicos y la creación de un código de ética partidaria son la respuesta a las condiciones actuales de la política, a los resultados electorales de los últimos procesos electorales y a la demanda social.
Para efectos de las candidaturas establece 50% de sus candidatos mujeres y un 30% jóvenes.
La actualización más comentada es la eliminación de requisitos de militancia y vida partidista para ser candidato, permitiendo con ello la postulación de simpatizantes. De actores sociales que han destacado en sus actividades sociales o en el servicio público. Esto es un reconocimiento a la participación ciudadana en la acción social y política, al hecho de que la gente no identifica a los partidos políticos como el único camino para conducir la vida social y constituir el gobierno, ni a sus militantes como los únicos capaces para esa tarea.
Se presenta un código de ética partidaria que regula aspectos de transparencia y rendición de cuentas, que permite al partido, hacer investigaciones y señalamientos a sus militantes respecto a sus conductas como dirigentes partidistas o servidores públicos, elemento formal para combatir la corrupción desde el propio partido.
En la declaración de principios y en el programa de acción se fortalece la propuesta de un Estado con capacidad de rectoría económica, que de manera regional y con apertura a los intercambios internacionales promueva la justicia social mejorando el acceso de la población al bienestar.

AYER: El PRI ha transitado de una condición de partido único, hegemónico o predominante a ser oposición y nuevamente gobierno. En alguna visión de la historia de México es monstruo, represor y causante de todos los males del país.
El México de hoy no se explica sin entender lo bueno y lo malo del que hasta hoy es su partido principal.
Como gobierno creó las instituciones nacionales en la salud, la atención al campo, a clases marginadas y a grupos sociales vulnerables. Intencionadamente u obligado desarrolló el actual régimen democrático, proponiendo y concretando las normas para lograrlo.
El PRI supo pasar de un partido con garantías de predominio, a una fuerza política en un marco de intensa competencia electoral. Ese tránsito significó para México estabilidad política y superación de graves riesgos de ruptura.

FUTURO: Para permanecer en el ánimo de los electores el PRI debe conciliar historia con el esenario actual, las libertades individuales con los derechos sociales, plantearse como un partido competitivo en las elecciones y crítico de los gobiernos, hacer realidad la cooperación institucional, promover una economía sostenible de mercados competitivos, crecimiento económico y equidad social. Con un nacionalismo basado en la identidad nacional y la globalización.
El PRI acepta la centralidad de la ciudadanía y en un ejercicio de crítica y autorreflexión se abre como puente para que ciudadanos afines con su declaración de principios y código de ética participen en las elecciones y dirijan gobiernos, buscando que los mejores gobiernen.

BIBLIOGRAFÍA.- http://pri.org.mx/descargas/2017/08/DeclaracioinPrincipios.pdf http://pri.org.mx/descargas/2017/08/RendicionCuentasEtica.pdf http://pri.org.mx/descargas/2017/08/VisiondeFuturo.pdf http://pri.org.mx/descargas/2017/08/ProgramadeAccion.pdf

Por: Carlos Riva Palacio Than /  [email protected]