En Cuernavaca las barrancas están contaminadas;  el agua no es potable y se surte cada tercer día, lo que hace necesario tener cisternas y tinacos;  solo hay drenaje en la mitad de las calles; el 60% del agua limpia de la ciudad se pierde debido a fugas en las tuberías; las bombas de agua son viejas,  gastan muchísima electricidad y se descomponen todo el tiempo, entre otros problemas.
¿Cómo empezamos a resolver estas deficiencias? ¿Por dónde iniciar esta larga lista de retos que tiene el sistema de agua de Cuernavaca?
En Morelos Rinde Cuentas, una organización de la sociedad civil apartidista e independiente, fundada por empresarios y académicos locales, cuya misión es realizar investigación relevante, oportuna y veraz que contribuya al desarrollo, la seguridad, el bienestar y el fortalecimiento de la ciudadanía morelense, se llegó a la conclusión de que si se quiere mejorar el servicio de agua potable y saneamiento de la ciudad se necesita que SAPAC (Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca) tenga más dinero y que éste se administre mejor.
La gente no va tener agua todos los días, ni se frenará la catástrofe ambiental de las fugas de agua, ni las barrancas van a estar limpias ni habrá drenaje, si SAPAC no tiene dinero para cubrir estas necesidades. Hoy, el organismo de agua potable, como sus tubos, tiene fugas económicas por todos lados. Un ejemplo de esto son los descuentos discrecionales que el organismo otorga.  
En los últimos cinco años (2010-2015), los directivos de SAPAC otorgaron descuentos por 158 millones de pesos sin indicar un solo motivo.  Además, estos descuentos se incrementaron durante los años electorales y en los meses anteriores a la conclusión de  la administración municipal 2012 y 2015.
Adicionalmente, SAPAC subsidia al Ayuntamiento de Cuernavaca. En 2015, SAPAC le descontó́ consumos de agua por 18 millones de pesos. Estos cargos incluyen el gasto de agua de sus oficinas, mercados, panteones, bomberos, rastro, sectores de seguridad y parques.
Para evitar que se sigan perdiendo estos recursos vitales, Morelos Rinde Cuentas, propone que se elimine la facultad de los directivos de SAPAC para otorgar descuentos y que esta prerrogativa sea exclusiva de la junta de gobierno del organismo. Además de transparentar los descuentos que se autoricen, con esta medida SAPAC podría ahorrarse alrededor de 35 millones de pesos anuales.
Esta recomendación está incluida en  el estudio “Del Caos a la Eficiencia, Siete Propuestas para mejorar el servicio de Agua Potable de Cuernavaca”, que se presentará el próximo 15 de noviembre de 2016. Para realizar esta investigación, Morelos Rinde Cuentas A.C. presentó 60 solicitudes de información a SAPAC que derivaron en 22 recursos de revisión ante el Instituto Morelense de Información Pública (IMIPE), varios de los cuales aún no se resuelven.
Estamos a tiempo de evitar que SAPAC se nos deshaga en las manos y se convierta en un nuevo desastre para Cuernavaca, en una tragedia económica para la ciudad. Las autoridades tienen una oportunidad de oro para sacar de la crisis a un organismo importantísimo y con ello cambiarle la vida a muchísimas personas. Si Cuauhtémoc Blanco reforma SAPAC podrá cumplir la promesa de agua para todos que hizo durante su campaña, cuando les obsequiaba pipas a quienes no tenían agua. ¡SAPAC tiene solución!

Vera Sisniega / www.verasisniega.org

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...