El sábado pasado, por segundo año consecutivo, se celebró el día de las barrancas de Cuernavaca. Para conmemorar la fecha, el ayuntamiento organizó un foro al cual no asistieron los dos actores con verdadera capacidad para sanear las barrancas: el alcalde y el director del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de  Cuernavaca (SAPAC). 

Por años, el tema de las barrancas se ha manejado en las direcciones de ecología, las cuales no tienen mucha relación con el organismo que posee esa responsabilidad específica y que es justamente SAPAC. El sistema de agua potable y  alcantarillado de Cuernavaca debe realizar también el saneamiento de las barrancas y, en general, del agua de la ciudad. 

El estudio “Del caos a la eficiencia, siete propuestas para mejorar el sistema de agua y saneamiento de Cuernavaca”, realizado por el Centro de Investigación Morelos Rinde Cuentas y dado a conocer hace una semana, señala al respeto: 

“En el año 2008 la Comisión Nacional del Agua junto con otros organismos redactaron el ‘Plan estratégico para la recuperación de la cuenca del Río Apatlaco’. Este es el río al que pertenecen la mayoría de las 263 barrancas de la ciudad.” 

“La Comisión Estatal del Agua y Medio Ambiente del Estado de Morelos (CEAMA) ha detectado en la cuenca más de dos mil descargas de aguas residuales sin tratamiento. Las más significativas son: Par Vial, Satélite y Antonio Barona, en el municipio de Cuernavaca.”

“A pesar de estos graves problemas de contaminación que, incluso, pueden tener afectaciones en la salud de los habitantes, la inversión del Ayuntamiento de Cuernavaca en saneamiento es mínima e incluso en algunos años nula. Por ejemplo, en el 2015, no se invirtió  un peso en este rubro. En ese mismo año se trató únicamente el 28% del agua utilizada.” 

“Otro tema sorprendente es que el dinero que recauda SAPAC por concepto de saneamiento no se utiliza para ese fin. En palabras del propio organismo operador ‘…ningún concepto de ingresos se encuentra etiquetado para su asignación al gasto de manera específica, la suma de todos los conceptos de ingreso del Organismo son aplicados de manera general al gasto del mismo para atender los requerimientos de la operación de éste’.”

“Adicionalmente, las tarifas por saneamiento son muy bajas. En 2015 ingresaron únicamente 13 millones 721 mil 356 pesos por este concepto. En promedio, 133 pesos anules por usuario de SAPAC o 37.5 pesos al año por habitante de Cuernavaca. Con este panorama económico no es extraño que las barracas estén contaminadas. Se requiere inversión para tener ríos limpios.”

Una muestra de verdadero compromiso con el saneamiento de las barrancas, sería que lo recaudado por SAPAC por concepto de saneamiento se utilizara realmente para este fin. Mientras más acciones concretas como ésta no se efectúen, el interés de los políticos por las barrancas será puro choro y los días conmemorativos solo servirán para que las autoridades digan que hacen algo sin hacer nada.

Opinión
Vera Sisniega
www.verasisniega.org

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...