AHORA: En Morelos el código de instituciones y procedimientos electorales para el estado de Morelos establece la corresponsabilidad de la ciudadanía, los partidos políticos y los poderes del estado, en la preparación, desarrollo, vigilancia y calificación de los procesos electorales, así como de la participación ciudadana. Reconoce la posibilidad de las candidaturas independientes y el voto de los morelenses radicados en el extranjero.
Por medio de una discutida, criticada y absurda reforma a la Constitución del Estado realizada por la legislatura 2015-2018, la revocación de mandato deja de ser una atribución ciudadana y queda solo como una facultad del Congreso del Estado para aplicarse a los miembros de los cabildos municipales, se elimina también del texto constitucional el plebiscito, el referéndum, la iniciativa popular y la rendición de cuentas. Con esta modificación se retrocede en las formas de representación y participación, en Morelos tenemos un marco legal insuficiente para la democracia efectiva y el quehacer ciudadano.
Iniciado en Morelos el proceso para elegir gobernador, diputados locales, presidentes municipales, síndicos y regidores, existe la posibilidad de tener candidatos de partidos políticos y candidatos independientes. Los candidatos independientes deben de cumplir los mismos requisitos que los candidatos de los partidos.

AYER: Desde 1946 la ley electoral federal establece como derecho exclusivo de los partidos políticos el registro de candidatos a puestos de elección popular.
Las reformas constitucionales de 2012 y 2013, reconocen el derecho de la persona para participar como candidato sin la necesidad de ser postulado por un partido.
En la práctica las candidaturas en México estaban sujetas a un proceso centralizado, en el cual el presidente de la república y líder del partido en el gobierno (PNR, PRM, PRI) conducía la selección de los candidatos, esta práctica se repetía en los estados bajo la conducción de los gobernadores; la derrota en la elección presidencial del 2000 llevó al PRI a probar métodos distintos de selección entre ellos la consulta a la militancia. En los demás partidos los procesos de selección de candidatos están también marcados por determinaciones de sus órganos de dirección partidista, nunca han realizado consulta directa a su militancia, a veces encuestas para medir la popularidad o aceptación de sus militantes.

FUTURO: Abierta la competencia electoral a la ciudadanía, a los candidatos independientes, será importante que la sociedad evalúe a los candidatos como personas y sus propuestas, para votar por la mejor opción, que analice también los compromisos que puedan tener con grupos económicos o políticos, y con los partidos mismos.
Ya se transitó en México de un aparato electoral controlado por el de gobierno a uno controlado por los partidos, ahora tenemos que lograr uno con participación ciudadana que rompa el control monopólico de los partidos de los procesos electorales.
Los candidatos independientes, solo tienen representación en los órganos electorales 30 días después de la aprobación de su registro como aspirante a candidato independiente, habrá que incluir en estos órganos de forma permanente al menos un representante ciudadano que rompa la exclusividad del gobierno y los partidos en ellos.
Los candidatos independientes son una expresión del interés ciudadano individual y organizado que busca la participación social en el servicio público y la acción de gobierno al margen de los partidos políticos. Son la respuesta ciudadana a la partidocracia y la burocratización de los partidos. Y muestran la inconformidad social con el sistema de partidos políticos y su actuación.

Por: Carlos Riva Palacio Than / [email protected]