AHORA: Iniciamos el año y tan solo por eso la actividad futura es motivo de reflexión y esperanza, de lo anecdótico de “los propósitos de año nuevo” a la realidad que dia a dia iremos enfrentando hay distancia.
Los buenos deseos de prosperidad, de bienestar contienen una expectativa de mejoría en la economía personal, familiar y nacional, quizá hasta un “que nos vaya bien a todos”.
El crecimiento económico no se ha traducido en una mejor forma de vida para todos, la estabilidad económica nacional se aprecia en algunos hogares como una pérdida de capacidad de gasto, el dinero alcanza para menos.
El bienestar y la justicia social suponen un nivel de vida con un mínimo de satisfactores, adquiridos de manera individual o proporcionados como bienes y servicios públicos por el Estado.
La estabilidad y el crecimiento económico no han sido suficientes para mejorar la calidad de vida de la gente.
Planteado el problema de mejorar la calidad de vida entramos a una discusión multifactorial, se reproduce en ella la sobre determinación de los hechos sociales.
Simplifiquemos, para que las personas tengan más cosas, tienen que ganar más dinero, y para mejorar su calidad de vida el Estado tiene que proporcionar más y mejores servicios.
Así toma importancia el gasto público (cómo y en qué gasta) y los criterios de recaudación (la forma y el monto de los impuestos y derechos que cobran los gobiernos federal, estatal y municipal); la función que el Gobierno tiene en la economía (Estado con intervención directa o simple árbitro entre las fuerzas económicas, o una mezcla de ambas). Y las políticas públicas de desarrollo social.
En este año electoral los aspirantes a dirigir los niveles federal, estatal y municipal tienen que exponer sus propuestas para mejorar el bienestar y la justicia social, tendrán que explicarnos y comprometerse a cumplir políticas públicas en materia de administración de nuestro dinero. No son propietarios de los impuestos y derechos que cobran, son administradores.
Hoy Morelos tiene la concentración de centros de investigación e investigadores más grande del país, puede entrar a la nueva economía del conocimiento donde el tamaño del territorio y su mercado, o las materias primas no determinan el precio de las cosas que se producen, aprovechar la nuestra geografía y las nuevas formas de comunicación y de economía digital.
AYER: México tuvo una época de crecimiento económico con mejora en el nivel de vida de sus habitantes, de ser un país a principios del siglo XX, analfabeto, sin servicios de educación o salud, con poca infraestructura, vendiendo solo materias primas al mercado internacional llega a la primera parte del siglo XXI en mejores condiciones, reflejadas en indicadores económicos.
Este avance elevó la expectativa de vida, disminuyó la muerte en recién nacidos, redujo el analfabetismo y aumentó el nivel de escolaridad, el hacinamiento en hogares disminuyó, el abasto de agua potable creció, ejemplos de logros significativos pero insuficientes.
En la variedad de actividades económicas surge la economía del conocimiento (englobando Ciencia, Cultura y Educación) con todo lo difícil de su definición y entendimiento como el instrumento más importante para dejar de vender cosas y vender bienes transformados que tengan valor agregado y nos permitan al apropiarnos de ese valor, tener más dinero para todos.
FUTURO: Fortalecer la participación ciudadana y la rendición de cuentas como herramientas de hagan más eficiente y efectiva la acción del Gobierno, disminuyendo el gasto superfluo, la ineficiencia, la corrupción y la impunidad. Que la alternancia o la continuidad de los partidos al frente de las instituciones sean un elemento mejoría y no de perdida de capacidades o de innovación.
Participación ciudadana en relación al poder público y a la creación de una sociedad que avance en la Ciencia, la Cultura y la Educación.
Busquemos tener gobiernos que reconozcan el gasto social como prioritario, la inversión para el desarrollo de capacidades de las personas y la infraestructura física como la esencial.

Por: Carlos Riva Palacio Than / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...