compartir en:

La historia de muchas vueltas. Hace aproximadamente cien años, México era el destino predilecto de los estadounidenses para divorciarse. A finales de la década de los veinte del siglo pasado, en Estados Unidos estaba prohibido separarse así que muchos norteamericanos viajaban a México con ese fin. 
Debido a esto, Morelos era una de las entidades del país que más visitantes extranjeros recibía.  El gobernador Ambrosio Puente promulgó, el 15 de agosto de 1927, las leyes de divorcio, mejor conocidas como Código Puente. 
A través de esta norma se simplificaba y hacía expedita la separación civil, lo que atrajo a miles de estadounidenses. Se calcula que, tras su promulgación, más de dos mil  establecieron su residencia temporal en Cuernavaca esperando  divorciarse. 
Aunque Morelos no era el único estado donde se podían divorciar sí era el más barato. El gobierno cobraba 25.50 dólares por validar su residencia. Es muy probable que, ante la grave situación económica del estado, los divorcios se pensaran como mecanismo de recaudación y para generar derrama económica.
Hoy, en cambio, México es sus sitios predilectos para hacer turismo de romance. Es el tercer destino más popular para lunas de miel y aquí se realizan el 23% de las bodas de destino realizadas por estadounidenses. “Actualmente entre el 16% y el 18% de todas las parejas estadounidenses que se casan realiza una boda de destino”.
Sin embargo, Cuernavaca, a diferencia de la época de los divorcios, no aparece dentro de los lugares favoritos para este tipo de bodas. Hay 12 sitios receptores de bodas destino en el país que son: Cancún, Rivera Maya, Cozumel, Mérida, Acapulco, Oaxaca, Guanajuato, San Miguel, Morelia, Puerto Vallarta, Rivera Nayarita y Los Cabos.  
Todo esto de acuerdo al estudio realizado por la Secretaría de Turismo Federal y la empresa Mexico Wed S.A. de C.V., en el año 2010, que auguró un gran potencial de crecimiento para este sector. Sin embargo, entre los retos que existen para capitalizar dicho mercado está la simplificación administrativa. Los trámites para bodas civiles solo deberían tomar un día, como ya sucede en la Rivera Maya donde, además, lo puedes hacer los 365 días del año. 
 “Las bodas de destino son mucho más que eventos de un día. Las bodas de destino están cambiando la manera en que los norteamericanos viajan. Este tipo de viaje incluye actividades de grupo, servicios de spa, compras además de la boda en sí y en su mayoría, incluyen también la luna de miel”. 
“El segmento de viajes de romance es un mercado con un valor de 28 billones de dólares considerando 10 billones de dólares anuales que se gastan en lunas de miel, más 10 billones de dólares en bodas de destino y 8 billones de dólares queliza se gastan los asistentes a las bodas de destino en hospedaje”. 
¿Qué tendría que hacer Cuernavaca para integrarse a este grupo selecto de destinos románticos para extranjeros? Primero dejar de ser autocomplacientes con nosotros mismos.
En vez de repetir por consigna que todo va bien, hay que realizar estudios serios como el de la Secretaría de Turismo federal para ubicar las ventanas de oportunidad y las fallas. Además de empezar a llevar estadísticas de lo que está sucediendo. Igualmente, hay que recolectar la experiencia acumulada y trazar una ruta de trabajo con miras más amplias. 

Opinión
Vera Sisniega

www.verasisniega.org