compartir en:

La administración municipal 2013-2015, que tuvo como alcalde a Jorge Morales Barud, permitió un indiscriminado auge de negocios que venden bebidas alcohólicas en envase abierto o cerrado y al copeo, según información proporcionada por el Ayuntamiento de Cuernavaca.
En los primeros 50 días del actual gobierno se han hecho revisiones a 70 establecimientos, de los cuáles 20 no comprobaron tener los permisos para estar operando con venta de alcohol.
“Ya no hablamos sólo de que no tienen permiso para vender bebidas alcohólicas, sino que no cuentan con ningún tipo de licencia o permiso para estar funcionando, y no hablamos sólo de negocios que venden micheladas, sino de otros supuestamente reconocidos, que uno no sabe cómo es que seguían abiertos”, refieren autoridades de la comuuna capitalina.
Explican que los operativos incluyen también a aquellos establecimientos que, aún cumpliendo con licencias y permisos, son sorprendidos con menores de edad consumiendo o no bebidas embriagantes en sus instalaciones.
En estos casos, señalan, la clausura es inmediata.
Añaden que se ha encontrado un padrón de 2 mil 300 comercios con venta de alcohol y dicen que de acuerdo con las revisiones se prevé que sólo un 30 por ciento puedan estar en orden con sus obligaciones con la comuna.
De tal manera, aquellos que no realicen los trámites correspondientes serán cerrados, incluyendo a las llamadas tiendas de conveniencia, que también han sido detectadas sin permisos para estar ofreciendo productos con alcohol.