compartir en:

Desde hace cuatro años el Hospital Infantil de México festeja a sus pacientes con banquete, misa, vestido y pastel.

El sueño de festejar sus 15 años se suma a su esperanza de sobrevivir al cáncer.

Frida Mishel es una de las 16 quinceañeras apoyadas por el Hospital Infantil de México, Federico Gómez, para que cumplieran su sueño de tener una fiesta de 15 años, con chambelanes, vestido, banquete, misa y pastel.

La adolescente fue diagnosticada con sarcoma óseo hace un año y medio, para ella la lucha le ha dejado lesiones físicas, como fue la amputación de su pierna derecha, situación que no declinó su ilusión por festejar como cualquier adolescente de su edad.

“No siempre cumples quince años. Estoy muy contenta de vivir y estar con mi familia”, declaró la adolescente.

Todo el tiempo disfrutó de la sesión de maquillaje e incluso opinó sobre la manera en que su peluca oncológica tenía que ser peinada. Decidió que sus ojos fueron delineados de color morado y trenzas en el cabello donado para que combinaran con su vestido rosado y su zapatilla plateada.

Su abuela, María de Carmen Martínez, reconoce que sin el apoyo del Hospital Infantil y los voluntarios no habrían podido festejar a su nieta, debido a que pasan por una crisis económica.

Frida iba ser dada de alta el domingo pasado, pero los médicos detectaron el riesgo de que el cáncer se extendiera a sus pulmones.

Un día antes de la fiesta de 15 años estaba programada su intervención para practicársele una biopsia. Sin embargo, los médicos concedieron a Frida que asistiera a su fiesta.

Desde hace cuatro años el Hospital Infantil de México, Federico Gómez celebra a las jovencitas, quienes padecen cáncer, leucemia, afectaciones cardiacas, malformaciones congénitas y VIH-sida, entre otras enfermedades.

Sin embargo, estar enfermas no las hace diferentes a otras jóvenes de su misma edad, aseguró Francisca Solórzano, integrante del Voluntariado del Hospital Infantil.