compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Entre el 10 y 15 por ciento de la población interna en centros penitenciarios recibe visitas de sus familiares durante la Navidad y Fin de Año, lo que puede derivar en el resto de los reos en depresión y suicidios, reconoció Lucio Hernández Gutiérrez, coordinador de Reinserción Social.
Por ello dijo se han visto obligados a mantener una especial atención en los centros penitenciarios, por lo que el personal de seguridad y custodia no está gozando de vacaciones a fin de responder en caso de una eventualidad al insistir que estos períodos provocan sensibilidad en la población interna.
“Para nosotros en el sistema penitenciario estas fechas, los días festivos, los períodos como el que estamos viviendo hoy en día son de mayor trabajo, son de un arduo trabajo porque la sensibilidad de las fechas provoca algunas repercusiones en el interior las que nos provocan que estemos atentos para evitar por ejemplo los suicidios”, precisó.
Externó que han tenido que hablar con las familias para que en estas fechas no dejen de visitar a las personas privadas de la libertad, aunque, en ocasiones sostuvo es complicado y deben de implementar diversas actividades a fin de mantener ocupados a los reos.
“La visita familiar es un motivo y un motor que los puede sacar anímicamente adelante, y nos ayuda para la estabilidad de los centros penitenciarios”, manifestó al comentar que recientemente llevaron a cabo una posada y un convivio navideño.
Afirmó que no solo los adultos no reciben visitas, sino que también se presenta en el Centro de Ejecución de Medidas Privativas de la Libertad para Adolescentes (CEMPLA), pero hasta el momento no han tenido intentos de suicidio.

"En nuestro operativo de seguridad decembrino no les permitimos vacaciones a nadie de seguridad y custodia; en las visitas familiares tratamos de sensibilizarlos de que no nos abandonen a nuestras personas privadas de la libertad.” Lucio Hernández Gutiérrez, coordinador de Reinserción.

Señalamiento
Los adolescentes que no son visitados en el CEMPLA obedece a que provienen de familias disfuncionales.

 

Por: Omar Romero / [email protected]