compartir en:

A sus 17 años, Olga Medrano Martín del Campo logró convertirse la semana pasada en la primera mexicana en ganar una medalla de oro en la Olimpiada Europea Femenil de Matemáticas, en la que compitió con 147 participantes de 38 países.

Esta es la tercera ocasión en que México participa en la Olimpiada Europea Femenil. La delegación estuvo integrada por Olga Medrano y Alka Xavier, quien obtuvo por segunda ocasión medalla de plata, además de Marcela Cruz y Jacqueline Lira.

En lo que va del año, Olga Medrano ha ganado dos competencias internacionales de matemáticas, una fue el Romanian Master of Mathematics, en la que sólo son invitados los 20 mejores participantes del mundo, entre ellos seis mexicanos.

En el concurso nacional en México en noviembre pasado fueron elegidas siete adolescentes de entre 15 y 18 años. A partir de entonces realizaron entrenamientos intensivos de entre 8 y 10 días en diciembre, enero y marzo, periodo en el que fueron elegidas las mejores cuatro para integrar la delegación mexicana.

En la Olimpiada de Femenil las concursantes presentaron dos exámenes, cada uno con tres problemas, que tuvieron que resolver en cuatro horas y media. Sólo en la recta final para este concurso, las alumnas entrenaron durante las vacaciones.

En esta ocasión, aunque el concurso está dirigido a europeas, se invitó a participantes de diferentes países como México, Japón y Estados Unidos con la finalidad de promover dicha materia, en la que tan sólo en el país el 55 por ciento de adolescentes registró un bajo rendimiento, según el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La joven campeona estudia el sexto semestre de preparatoria en una escuela privada de Zapopan, Jalisco, y fue aceptada en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), que le brindará una beca para que curse sus estudios en matemáticas.

Los equipos en los concursos de matemáticas y ciencias casi siempre están integrados por hombres, y es que las mujeres sólo participan en olimpiadas hasta primero de secundaria, luego desertan porque no les gusta ser la única mujer del grupo, fenómeno que se repite en otras partes del mundo.

Olga Medrano busca romper este “cliché” y demostrar que las mujeres también ser campeonas internacionales en estas competencias. “Es muy común que las mujeres se rindan en un intento, pero también he visto muchísimos casos de amigas que le han echado ganas constantemente y que sobresalen en mate, física y química. Creo que a este cliché no le queda mucho tiempo”.

La próxima meta para Olga es la Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO, por sus siglas en inglés), que se celebra desde 1959 con la participación de más de 100 países de los cinco continentes, así como el Putnam, que incluye a universidades de Estados Unidos.