compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Es un hecho: Cuernavaca aplicará el alcoholímetro para reducir los percances provocados por la ingesta de alcohol. El tema es analizado en el seno cabildo, informó Huber Abarca Román, director general de la Policía Vial en Cuernavaca.
El avance de los consensos considera el protocolo y el formato para desarrollar, operar y sancionar a los automovilistas que conduzcan con altos niveles de alcohol, ya que en lo que va del hay cinco muertes por accidentes  en los que intervino el licor.
Según Abarca Román el aparato que medirá la ingesta de alcohol en los conductores tiene  una certeza máxima, por lo que consideró que el programa será efectivo sin lesionar los derechos  de los conductores.
Dijo que el cabido discute tres puntos: el nombre que recibirá el programa, tal vez El Chinelo; la sanción a los infractores, posiblemente 100 salarios mínimos, y las horas de arresto para los infractores aunque una primera propuesta es mantener al conductor 24 horas en el “Torito” morelense.
En el Foro Diario de Morelos, “Alcoholímetro, mala noche no”, la mayoría del auditorio convalidó la puesta en marcha del programa contra los accidentes.
De acuerdo con el comandante Abarca Román el programa será autorizado en los próximos días y con ello Cuernavaca se sumará a los municipios de Temixco y Jiutepec, situados en la zona centro de Morelos, cuyas autoridades mantienen vigente la instalación de retenes para someter a exámenes de medición de alcohol. 
Carlos Hernández Benítez, Director de Operaciones de Tránsito, dijo que la medida del alcoholímetro es necesaria, además de aplicar una serie de sanciones para dejar por sentado que todos aquellos que infrinjan la ley conduciendo en estado de ebriedad serán castigados.
“En la administración de Jesús Giles Sánchez (2006-2009) los conductores que deteníamos con exceso de alcohol lo poníamos a disposición del Ministerio Público porque el Código Penal considera que manejar en estado etílico constituye un riesgo para la sociedad”, dijo.
Las experiencias del alcoholímetro en Jiutepec, según Carlos Benítez Urióstegui, secretario del Ayuntamiento y responsable del programa, han sido satisfactorias porque se realiza desde hace cinco años con una reducción del 35% del número de accidentes.
Quienes son sorprendidos conduciendo en estado etílico deben pagar una multa de 60 días de salario, o 4 mil 320 pesos más 800 pesos de arrastre del auto. Con la adición de otros gastos, los infractores deben pagar entre 5 mil y 6 mil pesos.
Fernando Aguayo García, encargado del Operativo del Alcoholímetro y el Programa de Prevención de Adicciones en Temixco, dijo que la orden de la alcaldesa Irma Camacho García fue contundente: apliquen el alcoholímetro para detener los accidentes provocados por el consumo excesivo de alcohol. 

Por: Justino Miranda
[email protected]