compartir en:

De acuerdo con datos del INEGI y de la OCDE jmpera en México la creación de trabajos con salarios bajos y un alto índice de informalidad.

En México los incrementos de las plazas de 1 a 5 salarios mínimos han aumentado 5%, mientras que las de más de 5 salarios se han reducido 9%, en el primer trimestre de 2017. 

Los primeros seis meses del año la generación de empleos registrados ante el IMSS alcanzó una cifra récord al llegar a 517,434 plazas nuevas, el nivel salarial deja en duda si los empleos son de calidad tal como lo expresó en un mensaje este martes el presidente Enrique Peña Nieto.

Lo anterior se desprende al revisar índices del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Los empleos que más crecieron en el primer trimestre de 2017, en comparación con el mismo periodo de 2016, fueron los de uno y hasta cinco salarios mínimos, estos aumentaron 5%, mientras que los de más de 5 salarios mínimos bajaron 9%, según la Encuesta Nacional de Educación y Empleo (ENOE) que elabora INEGI

En abril, la desocupación de personas con educación media superior y superior llegó a 48%, un nivel máximo histórico, mientras que la de personas desocupadas a nivel de secundaria ha experimentado una baja y cerró en 33%.

Los trabajos generados refuerzan la tendencia de una baja remuneración en la que está inmerso México. En promedio un trabajador mexicano gana cuatro dólares al día. Este nivel está por abajo del promedio de los países de la OCDE que es de 16.5 dólares, según el reporte “Perspectivas del empleo de la OCDE”.

Si bien la tasa de desempleo en México llegó a 3.6% en abril de 2017, el empleo en México como proporción de la población en edad laboral (15 a 74 años) está 2.2 puntos porcentuales por debajo de su valor anterior.

“Las indicaciones de la OCDE señalan que el empleo y la participación en México seguirán siendo débiles hasta finales de 2018”, prevé el organismo internacional.

Adicionalmente, en el mercado laboral siguen imperando la mala calidad de los empleos y la informalidad.

El 38.38% de los trabajadores remunerados en México, no tiene prestaciones de ley, indica la ENOE del primer trimestre de 2017.