compartir en:

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en colaboración con expertos de la Universidad de Florida del Sur (USF), ha digitalizado en 3D diversas esculturas, entre pregrabados, estelas y altares, de la Zona Arqueológica de Chalcatzingo, Morelos.

Los arqueólogos Mario Córdova Tello y Carolina Meza Rodríguez, directores del Proyecto Arqueológico Chalcatzingo, destacaron que el uso de tales herramientas optimiza la investigación y conservación de las esculturas expuestas al deterioro y la intemperie.

Recordaron que la antigua urbe olmeca flanqueada por los cerros Delgado y Chalcatzingo, ha provocado numerosos derrumbes y que en conjunto con los factores climáticos, dificultan el trabajo para el mantenimiento de los petrograbados y las esculturas.

Ante tales retos, encomiaron el trabajo iniciado en 2011 con los investigadores Lori Collins y Travis Doering de la USF, por medio del cual han creado modelos tridimensionales de los monolitos del lugar, entre ellos el Monumento 45, descubierto en mayo pasado.

“Si bien un dibujo a lápiz ayuda a identificar ciertos elementos grabados en la roca, los escaneos con láser terrestre y de corto alcance que aplicaron los colegas norteamericanos, eliminan desproporciones y capturan fisuras indetectables para el ojo humano” precisó Córdova Tello.

Añadió que los modelos en tercera dimensión no sólo permiten obtener medidas más confiables, sino también eliminar elementos no deseados, y que dado el gran tamaño de muchas esculturas se ha optado por realizar escaneos en detalles específicos.

Algunos de los casos en los que ha sido fundamental el uso de escaneos 3D es el del Monumento 1, descubierto por Eulalia Guzmán en 1932, y el del Monumento 22, escaneado en 2012 y que fue afectado tres años más tarde por un incendio de causas naturales.

Gracias a los escaneos 3D, los restauradores pudieron atender al cien por ciento el altar, según se comprobó por un nuevo examen realizado por personal de la USF.

Los arqueólogos del INAH concluyeron que otras aplicaciones derivadas de los registros 3D son las réplicas miniatura de los monumentos, como el denominado 41 o Triada de felinos, que de sus 1.5 toneladas y 1.5 metros de alto, fue duplicado en un modelo del tamaño de una mano.