compartir en:

Seúl.- Corea del Norte confirmó hoy que llevó a cabo una exitosa prueba de un misil balístico intercontinental, bajo la supervisión de su líder Kim Jong-un, con la cual demostró que puede alcanzar territorio continental de Estados Unidos.

La televisión estatal norcoreana divulgó este sábado imágenes de su prueba de un misil Hwasong-14 conducida la noche del viernes con un lanzador de transporte llamado TEL, disparado desde una plataforma en tierra, similar a un primer ensayo realizado el pasado 5 de julio.

La agencia central de noticias de Corea (KCNA, por sus siglas en inglés) dio la confirmación oficial del lanzamiento y precisó que el misil voló 998 kilómetros durante unos 47 minutos en el Mar del Este (también llamado Mar de Japón) a una altitud máxima de tres mil 724.9 kilómetros.

El misil fue lanzado desde la plataforma en Mupyong-ri, en la provincia de Jagang a las 23:41 horas locales (14:41 horas GMT) del viernes, ante la mirada del líder norcoreano quien supervisó también los preparativos del lanzamiento, de acuerdo con despachos de la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Corea del Norte utilizó el lanzador en tierra TEL para esta prueba, igual que cuando probó un misil balístico de rango intermedio el pasado 14 de mayo y un misil intercontinental a principios de este mes.

Los expertos especulan que el uso de un lanzador en tierra puede tener la intención de cuidar los altos precios, por lo que especulan que Pyongyang podría poseer cerca de 200 de ellos.

Después de que la cuenta atrás terminó, el misil Hwasong-14 destelló en todas direcciones y se levantó verticalmente hacia el cielo nocturno, de acuerdo con las imágenes de la televisión. Bajo la propulsión de la primera etapa, se observaron ráfagas desde un motor principal y cuatro motores auxiliares.

Las imágenes mostraron un despegue estable del misil, pero no incluyeron la separación de la primera y segunda etapas.

El Rodong Sinmun, periódico principal de Corea del Norte, también llevó 37 cuadros, incluyendo un cuadro de Kim demostrado que firma un memorándum manuscrito que ordena el lanzamiento.

La KCNA citó a Kim diciendo que el lanzamiento reafirmó la confiabilidad del sistema de misiles del país y la capacidad de disparar en “regiones aleatorias y ubicaciones en momentos aleatorios”, con la parte continental de Estados Unidos “ahora dentro del alcance”.

Inmediatamente después del lanzamiento, Corea del Sur, Japón y Estados Unidos reportaron la prueba del misil y condenaron la acción norcoreana, además de convocar a reuniones de emergencia para discutir medidas de seguridad.

 

 

A su vez, China –el aliado más importante de Corea del Norte- instó a Pyongyang a cumplir con las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de la ONU, mientras que Francia pidió la adopción de nuevas sanciones contra la nación comunista.