La sesión del Congreso programada para este miércoles 10 de octubre fue suspendida por una  falsa alerta de bomba.
La llamada habría sido recibida y notificada a los integrantes de la legislatura minutos antes de que, al menos un millar de vecinos de las comunidades indígenas de Huepayan (Tetela del Volcán) y Xoxocotla (Puente de Ixtla) ingresara al Congreso estatal.
Cuando las unidades de Protección Civil y de la Policía Estatal arribaron, los vehículos en los que se trasladaron los inconformes ya habían sido estacionados frente a la entrada principal de la sede legislativa para impedir el tránsito en la calle Gándara y “controlar” el acceso al inmueble.
El personal de la Coordinación Estatal de Protección Civil recomendó el desalojo del personal e “inspeccionó” el inmueble; como parte del protocolo, también hizo salir a los manifestantes del Salón del Plenos, al que ya habían ingresado.
Dos horas después arribó un grupo de militares especializados en desactivación de bombas, para “completar” la búsqueda del supuesto artefacto y declarar el edificio fuera de riesgo. 

Atención. Además de personal de Protección Civil municipal y estatal, atendieron el llamado elementos del escuadrón antibombas de la 24/a. Zona Militar.

Por Antonieta Sánchez 


Últimas Noticias