La catarata es la principal causa de ceguera reversible en el mundo. En México, 34 por ciento de los casos de ceguera se deben a esa afectación ocular que consiste en la opacidad del cristalino , el cual es una especie de lente natural del ojo. 
La edad es el principal factor de riesgo para tener catarata, seguido de golpes, diabetes, uso de cortisona, cirugías oftalmológicas anteriores, y también están las cataratas congénitas (de nacimiento).
Hasta hace dos años esta afección ocular se resolvía con una cirugía y la implantación de un lente intraocular monofocal que devuelve la visión al paciente y le permite ver bien a una sola distancia, de lejos o de cerca.
Para la presbicia (problemas en la visión cercana) se requería de usar lentes de armazón, pero actualmente se cuenta con una nueva tecnología que le permite al paciente tener una visión de calidad a todas las distancias, sin necesidad de usar anteojos.
Juan Manuel Paulin, cirujano oftalmólogo, especialista en cirugía de catarata e implantes de lentes intraoculares, dijo que aproximadamente la mitad de la población de 60 años tiene cataratas y el porcentaje aumenta a mayor edad.
Destacó que el avance tecnológico en el área de oftalmología permite contar hoy con un nuevo lente que corrige la visión de lejos, la intermedia y la cercana en el paciente con catarata y presbicia colocando un lente multifocal o trifocal.
“El lente tiene círculos concéntricos y cada uno tiene distintas graduaciones, una para lejos, una para intermedio y una para cerca y así se va repitiendo. En su diseño tiene múltiples anillos o círculos concéntricos, y su diseño permite que la luz que entre a través de este lente al entrar al ojo distribuye las distintas distancias de enfoque, generando tres puntos focales”, subrayó.

Fuente: NTX/Agencia