La emergencia sanitaria ocasionada por la pandemia de COVID-19 provocó que Martina Santos Rodríguez y su familia estén sin un ‘quinto en la bolsa’. Ella y su esposo se quedaron sin trabajo y tienen dos hijas.

En la familia Sánchez Santos dicen que su situación cada día es más complicada. Antes de que se decretara la emergencia sanitaria, ella se dedica a trabajar en diversas casas haciendo aseo y elabora pulseras que vende en distintos puntos.

Mientras que a su esposo lo despidieron del centro comercial en el que trabajaba, por lo que de inmediato comenzó a buscar otro empleo, pero “llegó este virus y la empresa en la que iba a entrar suspendieron las contrataciones. Ahora no hay trabajo por ningún lado”.

La señora Martina no sabe cómo saldrán adelante, pues los días pasan y asegura que la comida se acaba y los gastos se junta. A pesar de que salen a la calle a ofrecer sus pulseras, nadie les compra.

Esta preocupada porque debe alimentar a su dos hijas, Aracely y Ximena quienes desde casa tratan de seguir por televisión sus clases.

Hace unos días, uno de sus vecinos se organizó con otras personas, y reunieron productos de la canasta básica que le hicieron llegar para que puedan salir adelante por algunos días.

Martina asegura que está dispuesta a trabajar, pero por ahora la situación está complicada porque en las casas a las que iba ya no le están dado trabajo, confía en que la situación pasará pronto para poder salir a buscar alguna oportunidad de empleo. 

 

Marcela García

marcela.garcia@diariodemorelos.com

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado