Nunca como ahora la crisis económica en los ayuntamientos había alcanzado niveles de desesperación, de un problema prácticamente sin solución. Apenas les alcanza para pagar la nómina, deben hasta la camisa a proveedores, por laudos laborales la deuda es mayor, ronda los seiscientos millones de pesos… y cada día crece. El director de Instituto de Desarrollo y Fortalecimiento Municipal del Estado de Morelos (Idefomm), Enrique Alonso Plasencia, ha señalado que 24 municipios enfrentan laudos por 580 millones de pesos. Puente de Ixtla y Totolapan encabezan la lista de “drogueros”, pero los demás no están en un lecho de rosas. Y ni para dónde puedan hacerse. Aquí la gente no los nota porque los presidentes municipales han llevado sus lamentos a la CDMX, hasta el Palacio Nacional, en una intentona por conseguir recursos, lana, billetes, dinero fresco. Pero hasta ahora han topado con pared. Juan Ángel Flores Bustamante, de Jojutla, resume: El movimiento de alcaldes en demanda de mayor presupuesto a la federación no ha terminado, lo único que se logró fue el incremento del 0.02% que no es nada (pues) con la inflación quedó como el de este año. El rescate financiero que solicitó el Idefomm al gobierno federal sería para pagar laudos que superan los 500 millones de pesos. Ante lo cual podría decirse: que se rasquen con sus propias uñas, cuando ni uñas les quedan. ¿O sí? No es para darles malas ideas, pero de esta manera lo contaban hace no muchos años: En cierto municipio colindante a Cuernavaca, el “operador “financiero del Ayuntamiento –para más señas, el síndico– citaba en su oficina o en algún restaurante “discreto” al ex trabajador de la Comuna cuya demanda por despido injustificado a esas alturas representaba una suma de cinco ceros. Le decía: “Tu asunto lleva tres años y seguramente tardará más tiempo porque nosotros nos defenderemos, interponiendo recursos e influencias. Sin embargo, podemos ‘arreglamos’ ahora. Te pagamos 500 mil pesos, nos firmas el recibo por 800 mil y te olvidas de seguir esperando”. El síndico estaba de acuerdo con el alcalde, se repartían los “moches” y tantas veces repitieron la maniobra que algunas víctimas acabaron delatándolos. De inicio, nueve de cada diez demandantes aceptaron los “arreglos”, cobraron pero luego se arrepintieron. Dieron detalles de los lugares de los encuentros con el síndico, las fechas, las horas y los montos de los acuerdos. Sin embargo, no tenían pruebas, el presidente municipal y el síndico negaron todo, el asunto quedó en dichos contra dichos y la deuda por el préstamo bancario que obtuvo el edil para pagar laudos le fue heredada a la siguiente administración… HEMEROTECA: “El gobierno estatal apoya con gestiones a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos para que la Federación ayude a la institución frente a los compromisos económicos que tiene, pero los recursos económicos locales ya están agotados para ese fin, declaró el titular de la Secretaría de Educación, Luis Arturo Cornejo Alatorre”. O sea, sólo apoyo moral; del apoyo económico que se olviden… “En dos semanas iniciarán operaciones los nuevos centros de verificación en Morelos, informó el titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, Constantino Maldonado Krinis”. Esta es la buena, y la mala, que no habrá rebaja a los automovilistas por las verificaciones. ¿Por qué hoy como ayer es cuestión de “moches”?.. “Los presidentes municipales de Coatlán del Rio, Amacuzac, Miacatlán, Tetecala y Mazatepec aseguran que tienen el mismo sueldo que recibieron de la administración anterior, que no se lo han subido pero tampoco bajado”. De lo que se trata es que se bajen el sueldo, no que lo mantengan igual que antes. Esto por los señalamientos de Andrés Manuel López Obrador, de que hay gastos suntuosos y sueldos muy altos en los ayuntamientos... “Para el 2020, los ayuntamientos pretenden cargarle la mano al contribuyente con nuevos conceptos o cargos adicionales a los ya existentes, confirmó la diputada priista Rosalina Mazari Espín, presidenta de la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso del Estado”. Además, refirió que todos los ayuntamientos pretenden cobrar el Derecho de Alumbrado Público (DAP), lo cual resulta inconstitucional pues los contribuyentes ya pagan por ese concepto en el recibo de luz que aplica la Comisión Federal de Electricidad. Dirían los alcaldes; de acuerdo, pero que los diputados correspondan a la austeridad bajándose los sueldos y demás prestacione$... (Me leen mañana).

 

José Manuel Pérez Durán
jmperezduran@hotmail.com