Monza.- En la semana, la escudería Ferrari festejó sus 90 años de existencia y este domingo redondeó la fiesta con el aporte del piloto monegasco Charles Leclerc, quien se llevó el triunfo en el Gran Premio de Italia, décima cuarta cita de la Temporada 2019 de Fórmula 1.

El Circuito de Monza vio la segunda victoria consecutiva del conductor de 21 años en la máxima categoría del deporte motor, tras subir a lo más alto del podio la semana pasada en Bélgica, y este domingo lo hizo con sapiencia, pese a la presión que siempre le generaron los Mercedes, con el finlandés Valtteri Bottas y el británico Lewis Hamilton.

Aunado a que prácticamente desde la vuelta siete, de 53 pactadas, Charles quedó solo, sin su coequipero alemán Sebastian Vettel, quien protagonizó un trompo, más una sanción de 10 segundos que lo dejó fuera de la zona de puntos. El teutón ahora no pudo proteger al monegasco como sucedió en algunas vueltas en Spa.

Así Leclerc tuvo que demostrar sus dotes y consolidarse dentro de la F1 y lo hizo, arrancó desde la “pole position” y la mantuvo en las primeras vueltas por delante de Hamilton, Bottas y el alemán Nico Hulkenberg (Renault), quien de inmediato superó a Vettel, quien más tarde desaparecía de los primeros sitios.