El segundo año de funciones legislativas del Congreso del Estado se inició sin acuerdos entre los legisladores, por lo que continúan en sus cargos el Presidente del Congreso y la Presidenta de la Junta Política y de Gobierno.

¿De qué son resultado estos desacuerdos? Son resultado de que no se ha puesto el debido cuidado a la relación, dicen unos, y otros dicen que hay mano negra en la actitud de los que brincan como chapulines de un partido a otro para ver cuál les da más dinero, o a ver si los recompensan con una candidatura en la próxima, pero se olvidan de que quien traiciona una vez traiciona siempre, y los que ahora son útiles más adelante sólo estorbarán y serán desechables.

Por lo pronto, el Poder Ejecutivo se deslindó de las rupturas en el Congreso del Estado; esto luego de la confrontación entre los legisladores por la presidencia de la Mesa Directiva y la de la Junta Política y de Gobierno.

Ante estas discrepancias en el Poder Legislativo, el secretario general de Gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas, aseguró que existe un equilibrio de poderes. Señaló que existe la confianza para que se mantenga el diálogo con los congresistas en el segundo año de sesiones que comienza el 1º de septiembre y descartó que las fracturas al interior de los grupos parlamentarios afecten al Ejecutivo o frenen las iniciativas de reformas que planean presentar en el segundo año ordinario de ejercicio legislativo al Congreso.

Adelantó: “Hay muchas iniciativas que tenemos pendientes en materia de Desarrollo Económico; en el tema de mujeres y armonización de leyes hay una agenda amplia, es todo un paquete de iniciativas que vamos a plantear. 

“La relación y la comunicación con las diferentes fuerzas políticas en el Congreso seguirán y es permanente por parte del gobierno; hay temas legislativos pendientes y vemos que hay condiciones de diálogo con los diputados y sus grupos políticos.”

Pero también manifestó que se debe privilegiar el diálogo y los acuerdos en el Legislativo para avanzar las leyes que beneficien a los morelenses.

Todo eso está muy bien, pero al parecer ni los más mañosos han podido dar con claridad quién es el que le está metiendo la mano por detrás al Congreso y la nueva conformación de los grupos parlamentarios va a dificultar más las cosas.

Por lo pronto, podemos decir que es preocupante que no se pongan de acuerdo, porque si no llegan a aceptar todos los cambios o la repetición de alguno de ellos, la situación será cada día más difícil para las reformas legales que urgen y las modificaciones, que esperemos se den; como que nos regresen los legisladores la revocación de mandato que ya teníamos y que la anterior legislatura nos quitó a los ciudadanos y que el día de ayer el Presidente AMLO en su informe señaló como importante, ojala lo entiendan.

En verdad, no es menor el que no existan acuerdos; sabemos que en el Congreso tienen un nivel de estudios de menos de preparatoria y, desde luego, la falta de preparación dificulta las cosas, porque esa falta de preparación hace manipulables a muchas de ellas y ellos.

Existen temas graves que es por los que deberían de estar preocupados, como el aumento de los feminicidios, pero están más entretenidos en no dar su brazo a torcer y, claro está, los consensos no se dan.

El tener consensos con los menos preparados es más difícil, primordialmente cuando va en juego la instrucción que a cada uno le llega de arriba y al ver que ya se fue un año de tres que tenían deben pensar en su futuro, ya que en menos de dos años tendrán que emigrar muchos de ellos para ser de una u otra manera candidatos para la siguiente elección.

Es muy fácil, el que prueba el gusanito del poder no lo quiere soltar y, desde luego, quiere seguir en el presupuesto, porque pocos son los que se retiran con dignidad.

Sobre la estrategia para que cesen los feminicidios en la entidad, Pablo Ojeda confirmó que la próxima semana el mandatario estatal se reunirá con las mujeres. Sin embargo, no precisó lugar, pero aseguró que será la próxima semana cuando se instale la mesa de trabajo con las feministas.

Hay que recordar que el martes pasado el Frente instaló un plantón en la ofrenda a las víctimas de la violencia que se ubica en la entrada de Palacio de Gobierno, para exigir cese a la violencia de género y un espacio de diálogo con las feministas.

Y si a esto le aumentamos la falta de liderazgo en el Congreso y la cada vez peor inseguridad que vivimos día a día, estamos fritos. ¿No cree usted?

 

Teodoro Lavín León
totolavin@outlook.com