El pánico regresó a Estados Unidos a causa de un nuevo tiroteo, esta vez, en un vecindario del estado de Filadelfia. El saldo preliminar es de, al menos, un oficial herido, aunque no descartan que hayan más. El tirador aún sigue activo y, según reportan medios locales, sigue detonando su arma. 

Por seguridad, fueron cercadas varias calles a la redonda del vecindario, el cual es considerado violento.