BUEN PUNTO el de José Luis Guarneros Altamirano, director de Servicio Privado y Particular de la Secretaría de Movilidad y Transporte en la 3ª. Reunión de Combate al Robo de Vehículos, celebrado en Tlaxcala:

La propuesta de Guarneros en el foro nacional fue que las dependencias administrativas intercambien información de vehículos con reporte de robo, para que lo atracado acá no lo registren allá y viceversa.

Alias, complicar la cadena de esta lesiva práctica y, de paso, hasta abaratarla para desestimular su comisión; o sea que ya no sea tan atractivo y lucrativo el negocio de los automotores “calientes”.

EL ROBO de vehículos aquí y en todo el país tiene varios propósitos, siendo los principales la reventa completa o en partes y para cometer delitos varios, como el homicidio y el robo en diversas modalidades.

Claro que es lucrativo el robo de automotores en Morelos, de ahí que en los primeros seis meses del año hayan desaparecido en promedio casi nueve cada día, de los cuales la recuperación es realmente baja.

No ha dejado de ser una práctica que, por ejemplo, vehículos robados en Ciudad de México, ocasionalmente se les encuentra en Morelos, y robados en Morelos que luego son llevados y registrados en Guerrero.

QUE SI la información de los “patasdehule” robados pasa del ámbito de seguridad y procuración de justicia hasta las de transporte, es más probable que se detenga el registro de robados en las dependencias.

O sea, de tener en un sistema digital ágil los datos de los vehículos robados, si alguien pretende registrarlo en una entidad diferente a la donde fue robado, no sólo no se registra sino hasta atoran al maleante.

De ahí el valor del punto de acuerdo del representante de Morelos en la reunión de Tlaxcala sobre vehículos robados; ahora sólo basta que se pase de las palabras a los hechos en ese grupo de autoridades del sector.

OTRO NICHO de oportunidad para el delito sigue siendo el de los permisos para circular, que curiosamente pueden servir tantas veces como se les renueve, cosa que por lo visto a muchos les conviene…

Por: E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1