La nombrada Ley Garrote, admitida en el congreso de Tabasco, que criminaliza a quien se manifieste bloqueando carreteras u obstruya obras públicas y privadas, ha soltado criticas en todos los sectores sociales.

Para la líder de Morena, Yeidckol Polevnsky y el mandatario Andrés Manuel López Obrador la ley fue aprobada para “evitar cualquier tipo de chantaje o sabotaje al proyecto de refinería de Dos Bocas”, sin embargo, no todos comparten su opinión.

Mediante su cuenta de Twitter, la periodista Denise Dresser hostigo que la izquierda, que por años se dijo víctima de la represión social, ahora la avale.

Para el articulista Pablo Majluf, la Ley Garrote, así como la extensión de mandato en Baja California, demuestra el cesarismo en el que México está viviendo.

Por su parte, la coordinadora del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Verónica Juárez, comunico que su bancada impugnará la ley.

Para el documentalista Alberto Arnaut Estrada la ley aprobada en el Congreso de Tabasco, es injustificable pues no se puede llamar extorsionador a alguien que se manifiesta.

Aquí otras reacciones: