Emiliano tiene 13 años y fue valorado con cáncer. Su tratamiento en el Hospital 20 de noviembre del ISSSTE fue interrumpido la semana pasada debido a que al personal a cargo de prepararlo no se le ha pagado. 

Pero a pesar de que ese problema fue resuelto y el personal recibió su pago, la falta de medicamentos para los preparativos de las quimioterapias le ha impedido retomar el tratamiento.

Cada fin de semana, Emiliano viaja en compañía de sus papás, desde el municipio de Zacatlán a la ciudad de Puebla y de ahí a la Ciudad de México. Un largo camino de cuatro horas para llegar al hospital donde recibía su tratamiento.

Fue por esta razón que Jorge Cortés, su padre, adquirió parte del medicamento que Emilio necesita para entregarlo al hospital y que le sea suministrado al menor. 

"Cada 8 días estamos haciendo este esquema que nos dieron los médicos, estamos yendo y viniendo. Estamos iniciando un tratamiento 2 años y medio, que son quimios,  y 2 años más de vigilancia. Es un total de 5 años", conto el padre.

Fue así que Jorge Cortés asisitió a las farmacias de Puebla en busca del medicamento necesitado, la Vincristina. Debido al desabasto o al menos eso le dijeron, cada frasco le costó alrededor de 230 pesos, aunque asegura que en algunas farmacias alcanzan los 700 pesos; compró cuatro.

Este miércoles, Jorge y sus padres llegaron al hospital 20 de noviembre a las 11 horas, y fue hasta las 16 horas que salieron tras realizarse la quimioterapia.

En realidad, el proceso para aplicar el tratamiento no toma más de 20 minutos, pero el menor debe pasar toda la tarde en el hospital debido a la saturación del servicio.