Apenas arrancó el mes y ya hasta el ambiente se siente distinto. Debería ser así siempre, claro, pero junio está marcado por los colorido de la bandera del orgullo gay, la libertad del amor y la lucha por la igualdad de derechos; una celebración que comenzó hace 41 años en nuestro país, el segundo en Latinoamérica, por cierto, con mayor número de asesinatos por homofobia. 

Pero este año tenemos una nueva oportunidad de exigir respeto a la existencia, seamos como seamos, a la igualdad de derechos y al orgullo que tanto tiempo necesitó la población LGBTI demostrar por sí mismos. Por ello es que cualquier muestra de valía es festejada, incluso los tamales de María Tamales, un negocio de Alberto Rebolledo ubicado en la calle Donato Guerra número 242 de San Pedro Tlaquepaque, Jalisco.

Una tradición llena de mucho amor

El tamal arcoíris es uno de los que más llama la atención entre sus clientes, está formado con masa sabor vainilla que lleva los colores de la bandera Lésbico Gay Bisexual Transexual Transgénero Travesti e Intersexual (LGBTTTI). Se trata de un platillo que en redes sociales se ha viralizo con distintos nombres y que muchos se mueren por probar, nacido con la Marcha Gay de Guadalajara. 

"En Guadalajara hay un pastel de arcoíris que es sumamente vendido, entonces dije: '¿si el pastel se vende por qué el tamal no? que lo consuma quien quiera', esa fue la historia de ese tamal"

Entre 1995 y 2015 se han registrado mil 310 homicidios por homofobia en México, siendo la CDMX donde se encabezan las agresiones a personas trans. Según datos de Enadis, 4 de cada 10 mexicanos y mexicanas no permitirían que en su casa vivieran personas homosexuales, además de que 7 de cada 10 personas homosexuales consideran que en este país no se respetan los derechos de las personas con una distinta orientación sexual o identidad de género.