En Jiutepec las personas que tiran basura en la calle podrán ser sancionadas económicamente, multadas, pues, advertido así por el alcalde Rafael Reyes en una asamblea de la Barra de Abogados en la que el edil se comprometió a analizar la vialidad de incorporar este asunto al Bando de Policía y Buen Gobierno. El tema no es menor; de hecho estaría siendo legislado a nivel estatal si no fuera porque regularmente los diputados se ocupan de tópicos políticos y rara vez sociales. Morelos genera un aproximado diario de mil toneladas de desechos sólidos. Trasladada la especie a nivel global, asusta, se antoja apocalíptica. Al ser el plástico una gran parte de la basura, está en los envases de una gran diversidad de productos y objetos como cosméticos, ropa, materiales de construcción, juguetes, etc., etc. Los siguientes datos ilustran la gravedad del problema de contaminación causada por el plástico: ocho millones de toneladas de basura al año llegan a los mares y océanos, en los que cada segundo paran 200 kilos de basura; se desconoce la cantidad exacta de plásticos en los mares, pero se estiman unos 5-50 billones de fragmentos de plástico, sin incluir los trozos que hay en el fondo marino o en las playas; el 80% proviene de tierra firme, el 70% queda en el fondo marino, el 15% en la columna de agua y el 15% en la superficie, de modo que lo que se va es sólo la punta del iceberg. Hay cinco islas de basura formadas en su gran mayoría por microplásticos, dos de las cuales se hallan en el Pacífico, dos más en el Atlántico y una en el Índico. Se pronostica que en 2020 el ritmo de producción de plásticos habrá aumentado un 900% con respecto a niveles de 1980, y esto advierte más de 500 millones de toneladas anuales y que la mitad de este incremento se producirá tan sólo en la última década. La producción global de plásticos se ha disparado en los últimos cincuenta años, especialmente en las últimas décadas. China es el principal productor de plásticos seguido de Europa, Norteamérica y Asia. Existen muchos tipos de plásticos, dominado por cuatro tipos principales de los que son ejemplos: el polietileno, bolsas, láminas y películas de plástico, contenedores (incluyendo botellas), microesferas de cosméticos y productos abrasivos. “National Geographic” ha apuntado: “Ahogados en un mar de plástico, cada año acaban en el océano unos ocho millones de toneladas de plástico, un material que puede tardar siglos, o más, en desaparecer. ¿Podemos seguir disfrutando de este invento sin destruir el planeta?”. En el plano global cada país, ciudad, pueblo, barrio, colonia y municipio aportan a la contaminación del planeta. Morelos no es la excepción, y Jiutepec un ejemplo de poner un grano de arena para la solución. A ver… ENTRE los pendientes que la desidia ha venido aplazando, el del edificio que por cuatro décadas fue la sede del Congreso Estatal. En Cuernavaca suelen hacerse las cosas al revés. Es el caso de las instalaciones a las que, en lugar de construir lejos del primer cuadro, metieron en la zona de El Vergel de la colonia Amatitlán, a tiro de piedra del centro comercial Adolfo López Mateos, en medio de una zona endiabladamente complicada para el tráfico vehicular y la movilidad humana. En enero de 2016 que estaba apenas en proceso de construcción ya le había cobrado una cuota a la ecología, derribados docenas de árboles y violadas con descaro otras normas específicas del medio ambiente. Desde el principio las obras de la edificación contrariaron a los vecinos de las colonias Santa Veracruz, Atlacomulco, Fovissste-Cantarranas y Patios de la Estación, pero la protesta no creció lo suficiente como para parar el proyecto. Dos años después, el 28 de febrero de 2018 las flamantes instalaciones eran inauguradas por el entonces gobernador Graco Ramírez, en medio de denuncias de políticos de oposición a los diputados en turno por un desvío de cientos de millones de pesos, señalamientos por trabajos no terminados así como servicios deficientes o de plano inexistentes de agua potable y energía eléctrica. Mientras tanto, el antiguo edificio de Matamoros ya había sido cerrado y, probablemente falso el dato de que había sido dañado por el sismo de septiembre de 2017, cedido a la  Universidad pero sólo de manera virtual. Y así continúa, desocupado, ocioso, en tanto se gastan millones de pesos en rentas de edificios o locales donde se ubican algunas de sus dependencias… EL éxito es un logro que no perdona la mediocridad. Quienes lo duden pudieron leer el el “Reforma”… (Me leen mañana).

Por: José Manuel Pérez Durán / [email protected]


Últimas Noticias