SI LA intención de algunos diputados domésticos era sentar en el banquillo de los acusados al fiscal Uriel Carmona Gándara y hasta ponerle orejas de burro, habrán visto esto no es enchílame esta gorda.

La chamba que debe sacar el personal de las diversas áreas de la Fiscalía General del estado de Morelos ha crecido exponencialmente, pero no igual los recursos para desempeñarse; eso lo saben los diputados.

Claro, no falta el que quiere sacar raja política, de fama, económica o todas juntas, y confunde las comparecencias en el Congreso con el juego feriero del “péguele al negro”. Ya vieron que más bien hay que ayudar.

POR CIERTO, persiste la versión de que mientras las pesquisas contra ex diputados no van a arrojar, a final, el castigo a los responsables de las raterías, el caso de las llamadas “pensiones doradas” está que arde.

Según las cuentas alegres son por ahí de 70 casos de ex trabajadores que vieron la oportunidad y quisieron asegurar el billete para el resto de sus días, pero en realidad hay evidencias de que no todos trampearon.

Además, que entrará en vigor aquella máxima de ‘quién es amigo’ o ‘quién salta por ti’, para que Doña Justicia venga no con rasero sino de forma selectiva. ¿Algún pez gordo? ¡Para nada! Se cumplirá el trámite.

VAYA INOCENCIA la que argumenta el ex rector de la UAEM Alejandro Vera Jiménez cuando trata desmarcarse de la llamada “Estafa Maestra” en la que volaron millones y millones de pesos en contratos tramposos.

Verán: la Sedesol contrató a la UAEM para la prestación de bienes y servicios, y ésta a su vez le entregó los contratos a empresarios “fantasmales” (dijo, de buena fe) y que no le tocaba supervisar el resultado.

O sea ¿a poco el doctor en psicología y en su momento rector pensó que sólo por servir de trasmano de los contratos iba a hacerse de la fabulosa suma de 60 millones de pesos? ¡Cuál dedo hay que chuparse!

LA PREGUNTA del insomnio es ¿Qué sería de Javier Sicilia Zardain si no despotricara ahora contra Andrés Manuel López Obrador?, máxime que se dijo retirado de la producción poética y perdió los privilegios en la UAEM…

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado