Con un fuerte grito de ¡Sorpresa! todos los asistentes recibieron a Rosy Sánchez para festejarla. Luego de semanas de preparación, su hijo, Christian Matamoros, logró cumplir su objetivo y dio a su mamá uno de los regalos más bonitos de cumpleaños: “Mi mamá lo es todo para mí, atravesamos por una situación familiar un poco delicada y darme cuenta de lo fuerte y valiente que es, me hizo valorarla y admirarla aún más, por eso decidí prepararle esta fiesta sorpresa de cumpleaños” expresó. 

Durante la mañana mantuvieron a Rosy ocupada y fuera de casa, mientras un grupo de personas se encargaba de alistar cada detalle de la decoración, previo al arribo de la festejada. Posteriormente, acudieron a la casa, en donde ya se encontraban amigos y familia listos para recibirla y darle la sorpresa, además de abrazos, regalos y palabras de buenos deseos. 

El festejo se prolongó por largas horas, en las que los invitados disfrutaron el rico buffet mexicano, el ambiente musical del mariachi invitado y un divertido show de monigotes. ¡Felicidades, Rosy! i

 

Por: Estefanía Almanza

[email protected]