El presidente Andrés Manuel López Obrador realizó en Cuautla hace unos momentos su segunda visita como mandatario electo, y aseguró que el pueblo será el que decida sobre si la termoeléctrica operará o no en Huexca, Yecapixtla.
En el balneario El Almeal, escenario que lo recibió ante la multitud de asistentes, aseguró: "Me da mucho gusto estar con ustedes, cumpliendo un compromiso de hace un mes que se hizo en Ayala, trayendo una propuesta para la termoeléctrica".
"Vengo a Cuautla a hacerles la presentación de lo que vamos a poner a consideración del pueblo", dijo López Obrador en referencia al, proyecto que ha causado inconformidad por los pobladores de Huexca.

"El pueblo es sabio y está preparado para la democracia, hay que acostumbrarnos a las consultas de aquí en adelante, no habrá manipulación": añadió.
El mandatario dijo que ya sostuvo una plática con técnicos especializados para ver si la termoeléctrica no contaminará el agua, ni que se agotará el agua, "entonces, la directora de Conagua, Blanca Jiménez, me dice no hay problema, no se va a agotar el agua y no se va a contaminar", aseguró.  Por lo anterior, dijo que buscarán un organismo de la ONU, en este caso la Unesco, para que certifique la calidad del agua, y que decida si la misma se va utilizar el agua o no para la termoeléctrica".
Añadió que como reparación del daño que la obra ha causado, todos los municipios de Morelos y de Tlaxcala, donde pasa el gasoducto, tendrán la tarifa de energía eléctrica más barata, como ya lo había anunciado en días anteriores.

"Si el pueblo dice no, será el que mande, se queda la termoeléctrica como está, porque será la decisión del pueblo, y cualquiera que sea deberemos respetarla", dijo.
Indicó que está consciente sobre la inconformidad de ambientalistas auténticos, pero también hay intereses creados, "aunque haya gritos y sombrerazos, será el pueblo el que decida, como pasó con el aeropuerto, abundó. 
"Vamos a llevar a cabo esta consulta, este proceso democrático, ¿yo les pregunto, quieren la consulta?, increpó el mandatario a los asistentes, a quienes pidió levantar la mano si estaban a favor o en contra. Asimismo, aseguró que antes de que se desarrolle la misma, "voy a firmar el compromiso de la certificación de la calidad del agua, si el agua no es apta, la termoeléctrica no va", reiteró el presidente. 

Sobre este punto, pidió a los habitantes razonar e informarse antes de salir a votar, porque "si no opera esa planta, se pierden cerca de 24 mil millones de pesos, por eso debemos resolver este entuerto que nos dejaron, muchos de los que se oponen, recuerden que cuando estábamos en la lucha no nos apoyaban", concluyó.