Emocionados y vistiendo elegantes prendas, los graduados arribaron a un bello jardín de Jiutepec, en donde se ofreció un banquete en su honor, que consistió en crema de tocino con pimientos, rollito de cerdo relleno de queso con salsa de tamarindo picante y cheesecake de cítricos, todo acompañado de ricas bebidas. 

Luego de probar bocado, se abrió el baile con canciones de cumbia, salsa y merengue, además de reggaetón y pop, mezcladas por un DJ, que logró llenar la iluminada pista, la cual fue decorada con flores. 

Antes de finalizar con esta cena baile, se realizó un brindis por quienes hoy se enfrentan al mundo laboral y, entre abrazos y buenos deseos, los estudiantes se despidieron, tras cuatro años de convivencia e inolvidables aventuras universitarias. ¡Felicidades!

Por: Daniel Solano