Licenciado en Administración, impulsor de un proyecto sobre eficiencia en recaudación gubernamental y editor de revistas publicitarias, quien ya lleva varios años de vivir en Cuernavaca, Jorge Rafael Etienne Villegas ha desarrollado una empresa de revistas turísticas, folletos para escuelas y sistemas de recaudación de impuestos adecuados a autoridades y público en general. Nació en Ciudad Victoria, Tamaulipas el 27 de Julio de 1951. Sus padres fueron Jorge Rafael Etienne Lafón y Margarita Villegas Agreda. Su casa en Cuernavaca le guarda muchos recuerdos.

En Ciudad Victoria estudió sus primeras letras, la preparatoria y la profesional. Posteriormente ingresó a la Universidad de Tamaulipas. En 1959 se recibió como Licenciado en Administración de Empresas.

Presentó su tesis de titulación con el tratado de: “Mejor Trabajo, Mejor Recaudación”. Esta tesis se la entregó a su amigo don Abelardo Ozuna, el que al leerla, le ofreció el trabajo dentro de la Tesorería General del Estado para que echara a andar el proyecto de su tesis.

Como su familia era amiga del señor Jorge Schaffino, extesorero del gobernador Emilio Riva Palacio, lo presentó con el doctor León Bejarano a quien le dejó su tesis la cual le atrajo y la envió al contador Morales. De ahí jamás supo qué pasaría con el proyecto. Se regresó a Ciudad Victoria, donde le aceptaron su proyecto y de inmediato se puso a trabajar.

Comenzó con un proyecto de cinco millones de recaudación municipal y terminó el trabajo con cincuenta millones. La tesorería comenzó a establecer un control sobre los ingresos y la complacencia del público en el Estado que resultó ser todo un éxito. 

Jorge trabajó once años en este programa. Uno de esos puntos era concentrar en un solo lugar todas las oficinas de tránsito y transportes en una ventanilla única, evitando el gasto de cinco o seis oficinas. Ahorrarle tiempo al usuario y dinero al erario; obtener la licencia única en un solo lugar, con el fotógrafo y un auto para pruebas de manejo y conocimientos de mecánica. El darle buen servicio al público y el ingresar dinero a la caja, dejaba a todos contentos gustosamente. Al haber cambio de gobierno se echó a perder todo ese trabajo. 

En 1979 contrajo nupcias con Gabriela Ortega Martínez. Procrearon tres hijos: Gabriela, Jorge Diego y Mariana. Gaby es Licenciada en Mercadotecnia, trabaja en ISA Corporativo en Monterrey. Esta compañía maneja casi toda la publicidad de los aeropuertos y la de los metros de Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México. Jorge Diego tiene su propio Estudio de Diseño de Monterrey y es catedrático del ITESM. Mariana estudió Negocios, Multimedia y desarrolla su actividad en Monterrey y en Tampico. Su esposa Gabriela es arquitecta y entre los dos hacen las  revistas publicitarias, ya sea para eventos sociales, clubes de servicio, centros recreativos y algunos gobiernos estatales.

Desde hace unos años que llegó a Cuernavaca no ha dejado de trabajar en proyectos sobre las bellezas de la ciudad, plasmadas en trabajos de las revistas que ellos hacen y están estableciendo contactos con el mundo empresarial y, en un futuro próximo, con la nuevas autoridades estatales y municipales. Ahora que vive en esta ciudad entregó un proyecto para promocionar al turismo local y extranjero.

Su familia tiene arraigo en Cuernavaca desde hace poco más de 50 años. Su casa siempre estuvo donde ahora es la colonia Jacarandas. Nos cuenta que de chico en ese lado de la ciudad sólo había potreros y huertas, más un camino que lo llevaba a Cuautla. Ni siquiera existía la Ciudad Industrial del Valle de Cuernavaca (CIVAC).

Se recuerda de cómo la familia de Ciudad Victoria y se quedaban durante las vacaciones de invierno. “Regularmente nos pasábamos en la casa de mi hermana Lulú que tenía un hermoso jardín y una helada alberca. Pero una vez adentro, no había quien me sacara”. Comenta que en una ocasión se reunieron con toda la familia a la orilla de la alberca y había que juntarse más para poder salir en la foto. Él se resbaló y se llevó consigo a su hermana Lulú con todos sus primos y dándose un buen chapuzón.

“Después de hacerles burla e irse a cambiar de ropa, mi papá me castigó después de una buena regañada. Esa noche a papá le picó un alacrán y frente a la familia yo me alegré de haberme desquitado del castigo, pero luego le fui a pedir el perdón que nunca me aceptó”, nos contó. Y como ese, tiene un montón de recuerdos que se le vienen a la mente.

Jorge nos entregó varias de las revistas que publican. Nos explicó que ellos se encargaban de planear el proyecto con los interesados. Jorge tenía a su cargo las fotografías, reunir toda la información para comenzar el proyecto, presentar el “símil” y discutir el costo de su revista con sus clientes, entre los que se encuentran autoridades de los tres niveles, empresas que desean hacerse publicidad: clubes sociales, organizaciones civiles como los ONG y algunos colegios que deseen hacerse publicidad en tiempos de inscripciones. 

Se ha especializado en revistas arquitectónicas, las cuales le piden diversas compañías constructoras; en trazos carreteros, en edificios modernos, en puentes y en edificios oficiales, los que le hacen emocionar cuando les toma fotografías como proyectos y luego cuando la construcción ya está terminada y se vuelve realidad. Esaos trabajos son una de sus mejores cartas de presentación.

Añade que imprimen boletines mensuales para clubes sociales y colegios particulares, dando la información durante ese lapso de tiempo. Sin embargo su interés primordial es hacer folletos de propaganda turística para Cuernavaca y para el resto del Estado de Morelos. “Habiendo tantas joyas dentro de todo nuestra entidad tengo que hacer algo para darlo a conocer por todo México y el mundo, aunque les de mi trabajo sin ganancia alguna, sólo con el deseo de servir a mi comunidad.” Asegura que con su trabajo puede llegar a traer a más de ocho millones de capitalinos, de estados colindantes y muchos visitantes de toda la República y que espera encontrarse con las nuevas autoridades para ponerse a sus órdenes y cooperar con las políticas de austeridad y crecimiento del turismo en el Estado. 

Su hermana Lulú tiene cuatro hijos con quien él se lleva de maravilla. Las oficinas de Jorge Rafael Etienne están en la calle Potrero Verde número 300. Es un hombre trabajador, que ha traído al servicio de Cuernavaca nuevas oportunidades de empleo y hoy es todo un ciudadano del Estado de Morelos.

Semblanzas de Morelos
Rafael Benabib
[email protected]