El historiador-investigador Ricardo Koon reconocido por la UNESCO, premiado por el gobierno de Cuba con la Distinción Finca Vigía, autor del libro “El último león” -un autográfico sobre la vida de Ernest Hemingway- recién entabló comunicación conmigo.

Desde Argentina, Koon, lee mis publicaciones. Agradezco las inmerecidas notas que hace de mi persona como historia viviente de Cuernavaca. “Al viajar por el mundo se aprende a transmitir cultura y recibir otras, somos trovadores –expresa- de experiencias donde surgen ideas que escribir”.

Visitó Cuernavaca en 1976, para entrevistar y saber de algunos personajes relacionados con Hemingway. Aquí conoció la vieja casa sin habitar, y dentro, el departamento donde había vivido Malcolm Lowry –amigo de Hemingway. Koon, buscó el Número 15 -hoy 19- de la calle de Humboldt esquina con Las Casas, en marzo, solo vio un paredón, un portón y una propiedad sin número. Deteriorada, con una torre de dos pisos -que era parte de uno de los dos departamentos que Lowry ocupó en ese lugar, donde escribió parte de su novela, con una nítida vista al Popocatépetl, de ahí el título de su obra “Bajo el Volcán”-. Entró y observó descuido por todos lados. Enredaderas que crecían como cascadas, y palmeras con ramas secas colgando.

Malcom Lowry, considerado el Shakespeare del siglo XX, había llegado a esa casa con su primera esposa el 2 de noviembre de 1936 y comenzó a escribir su famosa novela considerada una de las mayores obras de la literatura inglesa, misma que terminó en 1945 ya con ayuda de su segunda esposa, se publicó en 1947, de la que también se hizo película. 

Koon llegó al Casino de la Selva a donde Lowry iba caminando a diario a jugar tenis, donde este, hizo amistad con el dueño Don Manuel Suarez y Suarez. Koon, se hospedó ahí por una noche por cortesía de Lilia Suarez, su gerente.

Me dice Adán Cortés que la dueña de la casa cuando ahí se hospedaba Lowry era la señora Argentina Blanco y después su hermano Miguel que fue diplomático, la casa fue vendida en 1983 y en el ‘87 inició como hotel “Bajo el Volcán”. Después de haber vivido ahí Lowry, esa casa se conoció temporalmente como “Casa del Sonido 13”, ya que en ella hacia ensayos Julián Carrillo, inventor de ese sonido musical.

Cuando Lowry regresó a Cuernavaca en 1945, alquiló una casa unas cuadras más abajo en la misma calle, que está entre la Casa de la Bola y el actual asilo. Me cuenta Koon que: La torre del hotel fue rescatada de la destrucción en 1984 por John Spencer King, su intención era adquirir la propiedad y crear ahí un centro cultural, no se llegó a un precio, e intentó que el gobierno de Lauro Ortega la expropiara para el caso, finalmente lo instaló en la “Posada La Casona” donde Spencer alquilaba un departamento el primer piso, pero Koon, no lo encontró durante su estadía.

Koon, entrevistó al poeta Pablo Neruda en 1972 en su casa de Isla Negra en Chile. Pero me dice que en Cuernavaca no pudo ubicar el Restaurante-Hotel Parque Amatlán -que debió haber sido Amatitlán- hotel que había estado en la Avenida Cuauhtémoc –logre indagar que estaba frente a donde desemboca calle Copalhuacan. Neruda le contó, que ese hotel fue refugio de simpatizantes nazis –la Quinta Columna- durante la Segunda Guerra Mundial, cuyo dueño era el alemán Robert Kabler. En ese hotel, Neruda y sus amigos fueron agredidos por un grupo nazi. Ocasión en que Pablo terminó hospitalizado. -Tema que extiendo en próximo artículo.

Me dice, que Martha Gellhorn, ex, y tercera esposa de Ernest Hemingway, vivió en Cuernavaca entre 1948 y 1952, alojada en el Hotel Marik Plaza con su hijo de 15 meses adoptado en Italia, a quien llevaba a una guardería cercana. Entre junio y agosto de1948, Gellhorn coincidió en ese hotel, con el escritor John Steinbeck, cuando éste buscaba información para el guion del filme ¡Viva Zapata! Y en noviembre de ese año, Steinbeck apoyó ese rodaje con el director Elia Kazan y Marlon Brando actor. 

Continúa Koon, que mientras Martha Gellhorn viajaba por Israel en una misión periodística en 1948, conoció al músico y compositor Leonard Bernstein, de quien se hizo amiga. Bernstein había rentado en sus vacaciones de 1945, una villa en Cuernavaca, con terrazas, jardines, piscina y piano en la Avenida del Parque 8 ó 14. En abril del ‘51 regresó a Cuernavaca, rentando la misma casa. Pero sus moradores, en 1976, no tenían ninguna referencia ni conocimiento de que en esa casa hubiese estado Leonard Bernstein.

Por último, intentó conocer a la famosa pintora polaca Tamara de Lempicka también conocida de Hemingway en el París de los años´20. El escultor Víctor Contreras me cuenta que su amiga Tamara, había vivido en una casa, en Privada Bell Senda 13 de la Avenida Palmira, y que Tamara pintaba con él en su estudio. 

¡Tamara de Lempicka compró la casa “Los Tres Bambús”, donde terminó su vida de manera trágica. 

En 1976, nadie supo decirle nada a Ricardo Koon, pero intercambiando información con él, nuestras dudas se van esclareciendo.

Koon prepara su autobiografía sobre su investigación de como fue que escribió “El último león” y los personajes del entorno de Hemingway. 

Agradeceré a mis lectores si pueden aportar más datos. 

P.D. Hasta el otro sábado.

La tinta del cronista
Carlos Lavín Figueroa
[email protected]


Últimas Noticias