Toluca.- Tras realizar una huelga de hambre y dormir fuera de las oficinas de la Federación Mexicana de Futbol en las últimas horas, el árbitro Adalid Maganda llegó un acuerdo para regresar a las canchas.
“Ya hablamos con el secretario técnico que tiene la Federación. Hubo muy buena apertura, ya vamos a regresar a laborar otra vez a las canchas, lo que estábamos pidiendo”, dijo.
Adalid y su comitiva habían cerrado uno de los accesos a las oficinas en las primeras horas del martes, pero lo abrieron debido a que directivos anunciaron que lo recibirían para hacer una junta sobre su situación.
Staff Diario de Morelos


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado