La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo de azúcar no sea mayor al 10% de las dos mil kilocalorías diarias recomendadas, lo que equivale a unos 35 gramos por día.
Los refrescos son la principal fuente de azúcar, y pese a los impuestos a estos productos se necesitan políticas públicas más agresivas para reducir su consumo.
El 80 por ciento de la población en México toma azúcar de manera excesiva y los adolescentes son los principales consumidores de este producto, destacó la experta Carolina Batis Ruvalcaba.
Durante su ponencia “Azúcar en la dieta de México; de la evidencia a la política pública” que impartió en la Universidad Autónoma de Guadalajara, la especialista señaló que “lo anterior tiene los efectos que ya todos sabemos: obesidad, diabetes, caries y enfermedades cardiovasculares”.
Batis Ruvalcaba recordó que la OMS recomienda que el consumo de azúcar no sea mayor al 10% de las dos mil kilocalorías aproximadas que nuestro cuerpo debería consumir al día, lo que equivale a unos 35 gr.
“Por desgracia en México se consume de 12% al 16% y solo un 20% de los mexicanos cuidan esos niveles”, detalló.
Según datos del Instituto Nacional de Salud Pública, unas 24 mil personas mueren cada año en México por problemas de salud vinculados al consumo de bebidas azucaradas.
Siete de cada diez mexicanos adultos y tres de cada diez niños padecen obesidad, mientras que el 9.2 % de la población vive con diabetes, según datos del Observatorio Mexicano de Enfermedades No Transmisibles y el Instituto Nacional de Salud Pública.
La especialista dijo que los refrescos son la principal fuente de azúcar de los mexicanos y aunque los impuestos a estos productos han disminuido un poco su consumo se necesitan políticas públicas más agresivas y dirigidas a proteger a niños y adolescentes.
“La regulación funciona, pero es insuficiente. El 70% del consumo de azúcar añadido viene de las bebidas azucaradas”, lamentó la experta.

Fuente EFE/Agencia