A pesar de ser un servidor público, Adán es señalado públicamente por ser un policía prepotente, quien abusa de la autoridad que le da el pertenecer a la Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES).

Prueba de ello un video de hace unos días, en donde se le observa hostigando a un conductor, a quien incluso amenaza con grabar por resistirse a descender de su vehículo y ser revisado.

Aunado a ello, el oficial cuenta con una investigación por el delito de extorsión, y el robo de dos celulares a una periodista de Cuernavaca, suscitado el 9 de junio del 2015, por lo que se encontraba suspendido de sus labores.

Sin embargo, según autoridades municipales el oficial ingresó una apelación, por lo que fue reinstalado al servicio, y ayer una vez más hizo de las suyas al abusar de su autoridad con un rutero.

Por DDM STAFF