El Congreso tiene la obligación de generar las condiciones que el nuevo gobernador pidió para dar resultados; después, si no cumple, será él quien asuma las consecuencias, advirtieron diputados que, ayer, pidieron a Olga Sánchez Cordero,  que intervenga para destrabar el conflicto político entre el G-13 y el grupo parlamentario de Morena.
El diputado por el PES, Alfonso de Jesús Sotelo Martínez, refirió que el Congreso debe ser un facilitador del trabajo del Poder Ejecutivo, y no un obstáculo.
Lllamó a sus compañeros a sumar esfuerzos, y en el marco de la pluralidad, ponerse de acuerdo para la aprobación de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Gobierno del Estado.