Son ya cinco años del mortal suceso en el Paso Exprés, donde se formó un socavón en el kilómetro 93, en el que cayeron a una profundidad de ocho metros a bordo de un auto, Juan Mena Romero y Juan Mena López, padre e hijo, respectivamente.
A las 5:40 de la mañana, del 12 de julio del 2017, circulaban por ese tramo rumbo a su trabajo Juan Mena Romero, de 33 años, de oficio chofer, y Juan Mena López, de 65 años, quien alimentaba y cuidaba pollos. Siempre lo hacían en motocicleta, pero esa ocasión, por motivo de la lluvia, decidieron irse un Jetta.
De pronto, en el Paso Exprés, a la altura de la colonia Chipitlán, se formó un hoyo en la cinta asfáltica, a causa del mal funcionamiento del drenaje de aguas pluviales que pasa por debajo de la autopista, a unos quince metros de profundidad y provocó el reblandecimiento de la tierra, donde desgraciadamente se ‘tragó’ el auto en el que viajaban los Mena.
Fueron momentos de angustia, pues las víctimas se encontraban mal heridos, pero aún con vida pedían por medio de un teléfono los recataran pronto y se trató de rescatarlos, pero era inútil todo tipo de intento, pues las pesadas maquinarias que se ocupaban hacían que el socavón creciera y se desmoronara la tierra sobre ellos.
Diez horas después los pudieron sacar, pero ya era demasiado tarde porque las dos víctimas perdieron la vida. Fue un día negro. 

Por: Luis Flores


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado