Hortensia Moreno Esparza, directora de la Revista Debate Feminista del CIEG-UNAM, resaltó que dentro del espacio público existe un rechazo muy evidente en contra de las expresiones que no coinciden con la idea de la heteronormatividad, concepto que sostiene a la heterosexualidad como el modo preferido o la norma social para la orientación sexual, pero también este rechazo existe en el interior de las familias.

“A las familias les cuesta mucho trabajo aceptar estas formas diversas de expresión de la sexualidad. Ya que pareciera que las conductas que no corresponden con la idea común están mal o son enfermas, o son inmorales”, y que todas estas formas de categorizar las prácticas sexuales se pueden volver sumamente hostiles, violentas y pueden pasar de las palabras a los actos, tanto en el espacio público como en el privado o familiar”, expresó.

Esto durante el Webinar “Amor libre y sin miedo, aprendiendo a ser madre/padre de una persona LGBTTTIQ+”, con el objetivo de poder informar a madres y padres sobre formas de comunicación no violentas.

Ante estas situaciones de rechazo, como padre o madre, recomendó acercarse a instituciones que les puedan informar de una mejor manera y romper los dogmas del siglo pasado, y poder tener un diálogo en el que ambas partes se escuchen y lleguen a acuerdos, afirmó.

Por Salvador Rosas


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado