El presidente municipal de Cuernavaca, José Luis Urióstegui Salgado, declaró que se han detectado alrededor de 10 mil tomas clandestinas en Cuernavaca, una cifra bastante alarmante. 

Además, señaló que son de diferentes volúmenes y que esta situación provoca que el agua no llegue con fuerza a las casas donde sí tienen contrato y medidor, justificando de esta manera el desabasto de agua en la capital morelense. 

El edil capitalino expuso que hay muchas colonias donde los vecinos colocan tubería y de ahí la distribuyen, por ejemplo en los límites de Cuernavaca con Tepoztlán, porque en ese municipio no les prestan los servicios públicos, porque es una zona protegida y Cuernavaca tampoco les puede proporcionar porque están fuera del municipio.

Suena lógico que pueda parecer una justificación razonable para que el agua no llegue con suficiente presión a los hogares de los habitantes de Cuernavaca, sin embargo, hay algunos factores que parece que el edil no quiere mencionar, y es la cantidad de fugas que son denunciadas por parte de la ciudadanía, por ponerle un ejemplo, solamente de nuestras audiencias, recibimos el reporte de entre 15 y 20 fugas al mes, que no son tratadas oportunamente, y que muchas tienen semanas o incluso meses. 

No es la primera vez que escuchamos a Urióstegui Salgado, hablando de este tema, pues en enero de este mismo año, también indicó que de entre tantos problemas que enfrentaba el SAPAC, en ese momento se tenía conocimiento miles de tomas no registradas, entonces, ¿qué han hecho en todos estos meses?, porque arreglar las fugas no está en las tareas cumplidas.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado