La policía halló una bomba en la casa de Bill y Hillary Clinton, ubicada en un suburbio cercano a la ciudad de Nueva York, y un artefacto similar fue enviado a la oficina del ex presidente Barack Obama.

La policía todavía no detalló las circunstancias en las que se encontraron los objetos explosivos y se desconoce por el momento si los políticos estaban en el lugar.

En el caso de Obama, el Servicio Secreto informó que interceptó la mañana de este miércoles el "paquete sospechoso" antes que llegue a su destino, en Washington DC.

 

Los paquetes fueron inmediatamente identificados como artefactos potencialmente explosivos durante un revisión de rutina”, notificó el Servicio Secreto en un comunicado.

 

Los protegidos no recibieron los paquetes ni corrieron el riesgo de recibirlos”, agregó la institución.

 En tanto, la encomienda dirigida a los Clinton fue detectada la noche del martes en Chappaqua, en el condado de Westchester, donde la pareja tiene una lujosa residencia.

La policía de New Castle, que tiene jurisdicción sobre Chappaqua, dijo que asistió al FBI, el Servicio Secreto y las autoridades del condado de Westchester en la investigación de un 'paquete sospechoso'.

A la par, otro paquete similar fue enviado al expresidente Barack Obama en su domicilio en Washington.

 

"El Servicio Secreto ha iniciado una amplia investigación criminal que incluirá todos los recursos disponibles a nivel federal, estatal y local para determinar el origen de los paquetes e identificar a los responsables", concluyó el comunicado.

 

Los hallazgos fueron reportados dos días después de un descubrimiento similar en en el buzón de la residencia del multimillonario y filántropo estadounidense George Soros, también en el estado de Nueva York.

No se ha determinado aún si el paquete dirigido al donante demócrata fue enviado por correo o fue colocado en el buzón y hasta el momento no hay sospechosos.