A pesar de su tamaño, por fin hubo quien le pusiera atención a Morelos con motivo de las próximas elecciones. Siendo uno de los estados que siempre han votado por el presidente Andrés Manuel, las votaciones de la última elección no le fueron verdaderamente satisfactorias; por ello, César Raúl Ojeda Zubieta es el nuevo Delegado Especial en funciones de Presidente del Comité Estatal de Morena, en Morelos.

Como en los viejos tiempos, vino desde el centro ya con el nombramiento en la mano, para de esta manera evitar que la división de morenistas aumente.

El nuevo delegado presidente es un hombre de experiencia y, además, se dice que es  cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador y al Secretario de Gobernación, Adán Augusto López, quienes definieron la decisión.

Por lo pronto, fueron convocados y convocadas las autoridades electas en funciones del Partido Morena en el estado, en un hotel en el norte de la ciudad capital, y hay que hacer hincapié en que no fueron todas, ya que dejaron fuera a los dos senadores, a la cuautlense y al cuernavacense.

En una primera reunión de carácter general se conversó con diputados, alcaldes y legisladores federales, quienes le dieron un cordial recibimiento a la entidad morelense al nuevo presidente.

En una reunión como todas las de la primera vez, el nuevo dirigente se puso a la disposición de los morenistas en Morelos, y anticipó que, de manera oportuna, conversará en lo individual con cada uno de los representantes populares. Así se inicia la preparación del partido en el poder para la elección del 2024, en la que se renovarán todos los poderes en Morelos.

La pérdida de muchos espacios en la pasada elección puso los focos rojos y cada voto será de gran importancia en la próxima elección, por lo que Morena ya está preparándose.

El nuevo presidente platicará primero con todos y buscará la unidad perdida, por lo que la oposición -si es que en verdad existe- deberá ponerse a trabajar. La experiencia de Ojeda Zubieta es conocida a nivel nacional, pues ya ha sido diputado federal y senador, así como Secretario General de Gobierno de Tabasco, su tierra natal, en donde, desde hace muchos años, tiene una relación cercana y de trabajo con el Presidente de la República. A pesar de que se señala que su incorporación a Morena es reciente, su relación con los dos hombres fuertes del régimen nos muestra la importancia de su labor.

Desde luego que ésa es una de las razones de que alguien con tanta experiencia y peso llegue a Morelos, todos saben de la división grande que hay dentro de los morenistas y los problemas con que el PES le ayudo a crecer en el estado; y, como la situación no es verdaderamente sencilla y los morelenses no somos cosa fácil, le dieron una encomienda en que tendrá que sacar toda su experiencia y conocimiento político para lograr la unidad perdida y hacer crecer al partido con nuevos personajes, con calidad y prestigio.

Todos sabemos de los problemas que el delegado especial del gobierno federal le creó en Morelos al gobierno de Cuauhtémoc Blanco, y que lo único que hizo fue aislarlo de los morelenses, creándole alrededor un cerco para que nadie se le acercara. Ahora que el ejecutivo ya se libró de varios de estos personajes y empieza a acercarse más a la gente, necesita de un partido fuerte que lo apoye.

El PES está muerto, y así lo vimos en las pasadas elecciones, y Morena necesita de una verdadera dirigencia, ya que estar a la deriva -como fue antes de la elección pasada- fue la razón de tan malos resultados, mientras la popularidad del presidente sigue fuerte.

Quienes saben de política conocen los hilos de la misma y, después de los tres años, empieza el declive en todos los cargos, por lo que hay que poner más atención, y Ojeda Zubieta, al parecer, viene a hacer política, que es lo que falta en Morelos; tiene que hacerlo cuidadosamente, ya que el nuevo Presidente Municipal de Cuernavaca puede y tiene que ser un competidor importante en la nueva contienda si logra mejorar la seguridad, porque es un hombre serio y conoce el estado, y para ello tendrá en sus filas a la creadora del mando único. Si cambia aunque sea un poco la imagen de Cuernavaca, sus posibilidades crecerán de manera exponencial, y eso lo saben en la Presidencia de la República y en Gobernación.

Así que el nuevo morenista presidente tendrá una ardua labor para cambiar la imagen del partido que, después de los alcaldes que terminan dejando más corrupción que la que ya existía, tendrá que corregir de raíz y darle a Morena la imagen que quieren en el centro para la futura campaña gubernamental. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León lavinleon@gmail.com Twitter: @teolavin


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado