El estrés laboral se caracteriza por la presión del entorno en los centros de trabajo y puede provocar saturación física y/o mental, generando diversas consecuencias que no sólo afectan la salud, sino también su medio más próximo, ya que genera un desequilibrio entro lo laboral y lo personal. 
La coordinadora Auxiliar de Salud Pública en la Delegación Morelos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), María del Rocío Manjarrez Aranda, informó que un ambiente desfavorable en el trabajo provoca el desarrollo del síndrome de Burnout o del “trabajador quemado”, un padecimiento en donde las personas presentan un agotamiento crónico. 
“El estrés laboral también puede desencadenar  insomnio, mal humor, desinterés por las actividades en las que se desempeña profesionalmente, taquicardia, molestias digestivas, tensión muscular, contracturas físicas, y esto en el corto plazo ausentismo constante en el empleo”, detalló la médica del IMSS. 
En este sentido, recomendó que las personas que están sometidas a una carga laboral frecuente, realizar ejercicio, escuchar música, disfrutar de sus días de descanso, es decir,  una actividad que le genere tranquilidad. 
Algunos síntomas cognitivos del estrés laboral son: dificultad de concentración, confusión, olvidos, reducción de la capacidad de solución de problemas, así como en la capacidad de aprendizaje. 
Por último, Manjarrez Aranda  dijo que el estrés laboral es más común en mujeres pero lo primordial advirtió, es identificarlo a tiempo y buscar ayuda con los especialistas, en este caso en el área de Salud en el Trabajo, del Seguro Social.
Fuente: IMSS