Médico oncólogo señala que este tumor se observa en jóvenes de 20 a 25 años, sin hijos

Cuernavaca, Morelos.- En México el cáncer de mama ocupa el primer lugar entre las neoplasias y se ubica en el tercer y cuarto de las causas de muerte. La mortalidad es muy alta porque las pacientes acuden tardíamente a consulta médica, sobre todo a las instituciones de salud. 
“Al médico privado llegan las que tienen el recurso, el cuidado y la educación para hacerse la mastografía anualmente después de los 40 años, que es lo recomendable, pero son minoría”, informa el profesor de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Medicina y médico clínico en el Instituto Nacional de Cancerología, Gilberto Nicolás Solorza Luna.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) revelan que en México durante 2017, en el caso de la población de 20 años o más, de cada 100 egresos hospitalarios por cáncer 24 fueron de mama; de ahí que se ubicó como la principal causa de egreso por tumores malignos. Por sexo, uno de cada 100 hombres y 37 de cada 100, fue debido a este tipo de padecimiento.

Morelos figura

En 2019 la distribución por entidad federativa de nuevos casos en mujeres de 20 años o más muestra que Morelos (151.94 por cada 100 mil mujeres), Colima (139.62) y Aguascalientes (66.64) son las entidades con las tasas más elevadas.
A nivel nacional, la tasa de mortalidad es de 17.19 defunciones por cada 100 mil mujeres de 20 años o más. Los estados de la República Mexicana con menores tasas (de 9.29 a 13.64): Quintana Roo, Chiapas, Oaxaca, Yucatán, Campeche, Colima, Guerrero, Morelos, Hidalgo, Tabasco.

Las mayores tasas (22.36 a 26.71) están en Chihuahua, Ciudad de México, Baja California y Baja California Sur.

A propósito del Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama, que se conmemora el 19 de octubre, Solorza Luna recuerda que las formas de lograr detección temprana son la autoexploración y la mastografía.
“Pero ésta es cara, por lo que no se cuenta con el recurso ideal para hacer mastografías de forma masiva en México, y tampoco se cuenta con la calidad, que debería mejorarse mucho para tener una mejor apreciación y un diagnóstico más temprano”, señala el médico oncólogo.

Se presenta a menor edad

El especialista asegura que es más frecuente en mujeres que no han tenido hijos, que tampoco han lactado y que tienen predisposición hereditaria. “La lactancia madura el tejido de la glándula mamaria, y eso da estabilidad a los tejidos para que no tengan cambios hacia una neoplasia, mientras que los tejidos inmaduros están más frecuentemente afectados hacia la neoplasia”.

Alerta que en la actualidad se observa en consulta cada vez más este tumor maligno en mujeres jóvenes que no han tenido hijos, de 20 a 25 años de edad. Desgraciadamente para ellas el pronóstico es peor que en la adulta de 50 o 60 años en adelante, porque el tejido mamario está creciendo más rápidamente, puede modificarse y tener mutaciones.

Para las jóvenes, Solorza Luna recomienda realizarse ultrasonido, el cual puede indicar si se requiere la mastografía, e identificar lesiones en etapas tempranas. “Si el nódulo se encuentra focalizado a la mama, tenemos un 90 a 95 por ciento de posibilidades de controlar el cáncer de mama, pues en esta enfermedad no hablamos de curación sino de control”.

“Se debe continuar en seguimiento toda la vida porque no sabemos en qué momento puede resurgir”, alerta. 

Temprano. Los conocimientos actuales sobre las causas son insuficientes, por lo que la detección precoz  es indispensable.

"Al Instituto Nacional de Cancerología casi siempre quienes llegan en etapas tardías vienen de provincia y zonas lejanas.“ Gilberto Solorza Luna

Entre las mujeres que fallecen por esta causa: 1% son jóvenes de 15 a 29 años de edad

13% de 30 a 44 años 

38% está entre los 45 a 59 años
La mayoría muere después de los 59 años (48%).

A nivel mundial, cada año se detectan 1.38 millones de casos nuevos de este carcinoma y, en promedio, 480 mil decesos anuales, datos de la OMS.

Este carcinoma generalmente se extirpa de forma completa, no dejamos rastro de él en la glándula mamaria, y la radioterapia para un tratamiento de adyuvancia para combatir el tumor.

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado