Roma.- Los líderes del G20, las veinte potencias del mundo, se comprometieron hoy en la cumbre de Roma a "reforzar" el multilateralismo contra la pandemia de coronavirus y a reducir la desigualdad en el acceso a la vacuna de los países pobres.

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, así lo explicó al término de la cumbre de Salud, virtual pero coordinada desde Roma por ser de Italia la presidencia de turno y que terminó con una declaración de principios.

Para la jefa del Ejecutivo comunitario, la "Declaración de Roma" representa un "momento histórico" porque la defensa del multilateralismo proviene de los distintos países del G20, como China, Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí, Japón, Corea del Sur, México, Argentina o la Unión Europea.

"El mayor principio es el multilateralismo, se dice claramente 'no' al nacionalismo sanitario, no al bloqueo de las exportaciones, a la interrupción de la cadena de aprovisionamiento", dijo en rueda de prensa al término del acto, que duró todo el día.

El anfitrión, el primer ministro italiano Mario Draghi, se pronunció en la misma línea al señalar que la cumbre de Roma "es un recordatorio oportuno del poder de la cooperación multilateral".

Otro de los compromisos es la reducción de las desigualdades con los países pobres siguiendo el principio de "una sola salud" mundial.

Para ello, Von der Leyen anunció el compromiso de los fabricantes europeos de vacunas de proporcionar mil 300 millones de dosis a países de rentas bajas o medias en 2021: mil millones de BionTech, 200 millones de Janssen y cien millones de Moderna.

Este es "el primer paso", dijo Draghi, que continuará en otras cumbres a lo largo del año, y aseguró el "compromiso" de sus socios del G20 de seguir por esta línea.


Cumple los criterios de   The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado