Michael Jackson es una de las más grandes leyendas en la historia de la música mundial. Apodado el "Rey del Pop", el cantante, productor y coreógrafo también tuvo una vida como padre, faceta en la cual figura su hija Paris Jackson.

Actualmente esta chica tiene 23 años de edad y se desempeña como modelo, teniendo una incursión reciente en la industria musical, joven que luego de casi 12 años del fallecimiento de su padre se sincera y habla sobre cómo era la relación con el astro de pop.

Así era la relación de Michael Jackson con su hija Paris Jackson

Paris tenía 11 años cuando Michael Jackson murió, una dura pérdida para alguien de su edad y por tratarse de una persona tan cercana a ella.

Ahora, luego de varios años de su deceso, la joven habló sobre cómo se llevaba con su progenitor en una entrevista realizada por la modelo Naomi Campbell y que fue publicada en su canal de Youtube oficial.

En esta charla la hija de Michael Jackson dijo que, a diferencia de lo que se hubiera pensado sobre su familia, no todo era glamour ni ciertas concesiones. Según la hija del "Rey del Pop", para su padre era de suma importancia que los niños, desde muy temprana edad, tuvieran una mirada abierta al mundo, acompañada de una buena educación.

De acuerdo con Paris Jackson, todo lo que ha conseguido hasta ahora ha sido resultado de su esfuerzo y trabajo duro, algo que sin duda aprendió de su padre, pues desde muy pequeña Michael Jackson les inculcó la idea de que hay que ganarse las cosas, no solo sentirse com derecho a tenerlas.

Fue a finales de 2020 cuando la hija del "Rey del Pop" lanzó su primera material discográfico titulado "Wilted", en el cual no hay gran influencia musical de su progenitor. Sin embargo, en la misma charla con Campbell Paris Jackson comentó que en algún momento llevará a cabo un homenaje a su padre, pues son canciones que se sabe y conoce muy bien.

'Thriller', sexto álbum de estudio de Michael Jackson es uno de los discos con más premios Grammy ganados en la historia del evento. Según datos de Statista, se ubica en la posición número cuatro con un total de ocho galardones obtenidos.

A menos de un año de su lanzamiento, este álbum se convirtió en el más vendido de la historia a nivel global, y para 2017 ya se habían comercializado 76 millones de copias alrededor del mundo.