Muy sentido fue el deceso del destacado jiutepequense Senador de la República por el Estado de Morelos Radamés Salazar Solorio, como consecuencia del doloroso contagio de Coronavirus que durante 5 semanas lo tuvo postrado, bajo los cuidados intensivos, tratamientos y dolencias que causa y obliga esta terrible pandemia... Apenas en la cuarta década de su vida, Radamés transitaba casi a diario entre nuestra Tierra y la Ciudad de México, para cumplir sus deberes como Legislador en la Cámara Alta, donde atendió desempeños especiales, comisiones y encargos que le fueron otorgados, al mismo tiempo que participó en la más alta Tribuna de esa Cámara, tanto en debates como en propuestas de iniciativas de Ley... Todo parecía indicar que la vida política le sonreía al Senador de Morelos… Desafortunadamente fue víctima del contagio... Con personal atención, afecto y respeto, enviamos nuestras personales condolencias a su señora Mamá, doña Rufina Solorio Landa, mismas que hago extensivas para todos los suyos en familia, particularmente a sus hermanos Debendrenath, Abigail y Rocío, con el abrazo personal a Rabindranath Salazar Solorio... ¡Pierde nuestro Estado a un distinguido político morelense de cepa..! ¡Descanse en paz nuestro legislador, Radamés Salazar Solorio!

A propósito del COVID-19, salió al paso con sus preocupantes declaraciones Dagoberto Rivera Jaimes, dirigente de los permisionarios del Transporte Urbano de Pasajeros, quien dio a saber por primera vez los tétricos números del Coronavirus que embaten y abaten a los trabajadores-operadores de este importante servicio de movilización urbana... Indicó Rivera Jaimes, que el Coronavirus ha contagiado a más de 200 trabajadores de ese servicio y dejó en claro que la letal enfermedad ha cobrado la vida de 75 choferes... Lo anterior, nos hizo recordar las muchas veces que los permisionarios de ese Transporte, han reclamado a las autoridades que se imponga orden en la obligatoriedad para que los usuarios-pasajeros porten tapabocas, pero esos clamores sólo han sido gritos al vacío que ningún funcionario de Salud o del Transporte ha escuchado en los espacios del Poder Ejecutivo ni en los del Poder Legislativo… Así las cuestiones, no sabemos ni mucho menos entendemos por qué los oídos sordos de los responsables se mantienen en esas condiciones y nos dejan sin recursos legales los del Congreso o los del Ejecutivo, para que el cubrebocas o tapabocas sea una obligación en su portación para todos aquellos que deambulan en la vía pública, concurran a lugares públicos de toda naturaleza y hacen uso del Servicio Público de Transporte de Pasajeros... ¡Ahí se las dejamos a los diputados en términos generales para que lo atiendan antes de que se vayan, así como a Marco Antonio Cantú Cuevas Secretario de Salud y Víctor Mercado Salgado titular de Movilidad y Transporte….! ¡Cabe referir que si hay alguien con más autoridad o poder, por la emergencia de la contingencia del Coronavirus, que ordene sin contemplaciones este elemento indispensable para proteger nuestra salud y no contagiar a los demás..! ¡A ver hasta cuánto! ¡Hasta mañana que será un día más..!

Por Pablo Rubén Villalobos / pablorubenvillalobosh@hotmail.com