Pocas horas después de enterarse de que su novia, Viktoria Demchuk, una estudiante de 17 años, murió en la masacre en la escuela técnica de la ciudad de Kerch (Crimea, Rusia) cuando un estudiante abrió fuego y detonó un explosivo improvisado en el comedor, Armén Badalián, de 20 años, intentó suicidarse.

El joven no pudo soportar la pérdida de su amor y se lanzó por la ventana desde un cuarto piso. Los médicos lograron salvarle la vida, pero Badalián sufrió graves daños en la columna vertebral y permanece hospitalizado.

 

Su hermana Vlada contó al medio local Kerch.com.ru que Armén amaba a Viktoria y no se separaba de ella cuando los médicos luchaban por su vida tras la masacre.

 

Se encontraba en el hospital junto con los padres de su novia. Los médicos le amputaron una pierna y mostraron esperanza de que pudiera sobrevivir, pero la joven murió durante el traslado a Moscú, convirtiéndose en la víctima 20 de la masacre.

Una amiga de la pareja comentó al periódico Komsomólskaya Pravda que ambos llevaban juntos más de un año y tras la tragedia Armén "lloraba" mientras hablaban por teléfono.

 

 

"Cuando se enteró de que le habían amputado una pierna, solo dijo 'gracias a Dios que está viva, lo demás no importa, la quiero mucho, conseguiremos dinero y le compraremos una buena prótesis'", recordó.

 

 

Un día antes de saltar por la ventana, Armén le dedicó un conmovedor mensaje en su cuenta en la red social rusa VK, declarando que Viktoria era un verdadero regalo para alguien como él. "La quiero mucho. Es lo mejor que me pasó y no estoy preparado para soltarla", escribió el joven.

La publicación no está disponible, pero el periódico publicó una captura de pantalla.

En el estado de Armén sigue la frase "Te quiero mucho, juntos para siempre".

 

  • El 17 de octubre en el establecimiento educativo de Kerch murieron 15 estudiantes y 5 empleados tras el ataque de un estudiante de cuarto año. El agresor se suicidó.