compartir en:

Hace un par de meses, un niño de origen afgano llamado Murtaza Ahmadi se hizo famoso a nivel mundial, cuando una fotografía de él portando una bolsa de plástico semejando el jersey de Argentina con el dorsal de Messi se hizo viral en redes sociales.

La historia de este pequeño de 5 años llegó a oídos del Barcelona, que junto con la Unicef, logró que Murtaza obtuviera la playera de la albiceleste “La Pulga”, aunque el niño se quedó aún con las ganas de conocer a su máximo ídolo, a quien le prometieron que sí tendría un encuentro con el futbolista.

esafortunadamente, la historia de este niño se ha visto opacada luego de que recientemente su padre ha informado que ha tenido que abandonar su país, deshaciéndose de todo lo que tenían para refugiarse en Pakistán, ya que su hijo recibió numerosas amenazas de secuestro e incluso de muerte, desde que se hizo famoso por la camiseta de Messi.

“La vida se convirtió en una miseria para nosotros. Vendí todas mis pertenencias y saqué a mi familia de Afganistán para salvar la vida de mi hijo, junto con las vidas del resto de la familia”, indicó Mohammad Arif Ahmadi, padre de Murtaza.

Nos fuimos a Paquistán porque una mafia nos llamaba con amenazas y teníamos miedo de que el niño fuera secuestrado. Temíamos que secuestraran a Murtaza y reclamaran una suma de dinero muy alta“, agregó.