compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- “El aguinaldo es una prestación a la que tienen derecho todos los trabajadores con una relación laboral remunerada y subordinada a un patrón. Éste debe entregarse a más tardar el 20 de diciembre y tiene que ser equivalente a 15 días de salario, por lo menos”, indica la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).


De tal modo, este dinero extra es una prestación que has ganado con el sudor de tu frente, por lo que debes evitar dilapidarlo durante los festejos decembrinos.
De acuerdo con la legislación laboral vigente, “el aguinaldo se calcula de acuerdo al salario fijo que percibes, y el cálculo debe hacerse por día laborado, sin incluir ningún otro ingreso; si tu salario es variable, para realizar su cálculo se toma como base el ingreso promedio obtenido de los último 30 días antes de la fecha de pago del aguinaldo”, explica la Condusef.
Además, no hay pretexto que valga, es decir, tu patrón no puede alegar dificultades económicas, falta de utilidades o de liquidez para no pagar esta prestación, asegura el organismo defensor de los usuarios de servicios financieros.
La fecha límite para pagarlo es el 20 de diciembre, en caso de no recibirlo, te lo pagan parcialmente o se niegan a dártelo, debes acercarte a la Procuraduría de la Defensa del Trabajador para presentar una queja o denuncia; tienes hasta un año para hacerlo.

Que el furor de los festejos navideños no te deje ‘quebrado’
Regalos, reuniones de fin de año con amigos, la cena navideña, pretextos sobran para gastar de más, sin embargo, debes pensar antes de comprometer tus recursos.

Elabora un presupuesto. Recuerda que contar con él, te ayudará a tener un control de tu dinero. Realizarlo te permite conocer tu capacidad de pago y con ello puedes establecer un límite en tus compras y así evitar comprometer tu ingreso futuro.

Planea tus compras y evita compras impulsivas. Al planear tus compras con anticipación podrás lograr un ahorro importante, no te dejes llevar por la emoción de las fechas y compres todo lo que te ofrezcan, sin pensar cómo lo vas a pagar.

Compara precios. Antes de adquirir un producto compara precios en diferentes tiendas, te sorprenderás del ahorro que puedes lograr en cada artículo.

Paga deudas de corto plazo. Utiliza una parte de tu aguinaldo para reducir tus adeudos como en las Tarjetas de Crédito, así podrás iniciar el año próximo con menos deudas o de ser posible sin adeudos.

Ahorro. Recuerda que al canalizar una parte de tu aguinaldo al ahorro, te permite contar con recursos para enfrentar un imprevisto, pagar compromisos financieros de inicio de año o evitar la llamada “cuesta de enero”.

Inviértelo. Puedes invertir una parte de tu aguinaldo para hacer crecer tu patrimonio, considera como opción realizar aportaciones voluntarias en tu Afore.

Intercambios de regalos. No participes en todos, analiza cuáles son los más importantes en el ámbito personal y con ello evitarás gastos innecesarios.

Compras por internet. Verifica que el sitio cuenta con el protocolo de seguridad https:// y un candado cerrado en la barra de direcciones. Asimismo, verifica su dirección y teléfonos, así como sus políticas de pago, envíos, reclamación y de privacidad.

Pago con plástico. Solicita que se haga la operación en la Terminal Punto de Venta (TPV) en tu presencia, así se evitarás que puedan clonar tu plástico o hacer cargos indebidos. Recuerda guardar los vouchers para cualquier aclaración.

26% de las personas destinan el aguinaldo a comprar la cena navideña y de fin de año.

21% de los encuestados lo destinan a la compra de ropa y calzado.

17% utilizan este dinero para pagar alguna deuda pendiente.

18% lo destinan al ahorro y otro 18% lo gastan en vacaciones o salud.

29.3 millones de trabajadores en todo México recibirán aguinaldo.

Por: DDM STAFF / [email protected]