compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- A pesar del cierre temporal del Paso Express por los trabajos que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) lleva a cabo para reparar el socavón que provocó el derrumbe de carriles, a la altura del kilómetro 90+300, representantes de la Asociación de Parques y Balnearios del Estado (APABAM) descartó una disminución drástica de visitantes a dichos lugares de esparcimiento, ubicados la mayoría en la zona sur.

Mario García Ordóñez dijo que hay vías alternas que los paseantes pueden tomar para esquivar la zona de los trabajos, tal y como el Gobierno del Estado dio a conocer y se están difundiendo en medios de comunicación masiva para que la información llegue a mayor  número de personas.

Al momento de hacer esta declaración, ayer al mediodía, el representante del sector acuático del estado dijo que se encontraba en la capital y no podía constatar aún si los visitantes estaban llegando a los balnearios y parques.

Sin embargo, lo que aseguró es que hay caminos y forma de atravesar Cuernavaca y conectarse a la Autopista del Sol, a la altura del municipio de Temixco.

Dijo que, hasta antes de que se construyera el Paso Express, había una carretera de cuatro carriles que, igual que ahora, se congestionaba por el tráfico y así llegaban los turistas.

“Con el desvío de los automovilistas que llegan a la capital, por la carretera federal o la autopista, hacia la avenida Zapata, desde el norte de Cuernavaca, hay garantía de que atravesarán la ciudad sin problemas por varias vías para incorporarse nuevamente a la autopista a la altura del Polvorín”, precisó el empresario.

Descartó que los turistas se tarden entre una y tres horas para atravesar la capital, como algunos aseguraron, por lo que insistió en que el cierre del Paso Express no es causa para que se paralice el flujo total de visitantes a los balnearios de la zona sur.

“Además de la Autopista del Sol, los balnearios tienen otras carreteras que los conectan y pueden visualizarse en Google Maps”, finalizó el empresario.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ
[email protected]